Desde su creación (hace cinco años) AICA ha llevado a cabo un total de 754 inspecciones en el sector vitivinícola y de ellas 172 han acabado en infracciones con sanción. Mientras que en el sector oleícola las inspecciones alcanzaron las 588 y las infracciones con sanción las 183.

AICA ha realizado más de 4.000 inspecciones, con 1.500 sanciones y un importe total por incumplimientos de la ley de la cadena superior a los 10 millones de euros en sus cinco años de existencia.

Así, desde 2014 y hasta el 31 de diciembre de 2018, los inspectores de AICA han realizado 4.053 inspecciones, de las que destacan las 1.348 en el sector de frutas y hortalizas, 754 en el sector vitivinícola, 749 en el lácteo, 588 en el sector oleícola, 121 en los cereales, 119 en bovino, 100 en porcino y 98 en aves.

Resultados que se han conocido en la celebración del Consejo Asesor de AICA, presidido por el secretario general de Agricultura y Alimentación, Fernando Miranda, donde se ha presentado un informe de resultados de los cinco años de actividad de la Agencia.

Por otro lado, en estos cinco años en AICA se han recibido 243 denuncias, entre ellas 103 en el sector lácteo, 56 en frutas y hortalizas, 33 en el sector oleícola, y 26 en el sector vitivinícola. También se han recibido 68 que denunciaban posible “venta a pérdidas”, que fueron trasladadas a las comunidades autónomas correspondientes, ya que son las autoridades competentes para sancionar en esta materia.

Las inspecciones han concluido con casi 1.500 infracciones con sanción. Los sectores con mayor número de incumplimientos han sido el sector de frutas y hortalizas (559), el lácteo (295), el sector oleícola (183) y el vitivinícola (172).

En general, el motivo más frecuente de sanción es el incumplimiento de los pagos de plazo (44%), seguido de la ausencia de contratos (16%) y no suministrar la información requerida (13,21%), no incluir todos los extremos en los contratos (8%), y el resto por cometer más de una infracción.

Asimismo, un 40% de las infracciones sancionadas son atribuidas a la industria agroalimentaria, el 31% a la distribución comercial mayorista, el 19% a la distribución comercial minorista y el 10% a los productores.

El importe total de las sanciones por incumplimientos de la Ley de la Cadena asciende a 10,2 millones de euros, que se reparte por la cadena de la siguiente manera: 75% minoristas, 14.5% industria, 10.1% mayoristas y 0.4% productores.

En lo referente a los controles oficiales a las Denominaciones de Origen y de las Indicaciones Geográficas Protegidas de ámbito supraautonómico, y que han elegido a AICA como organismo de control y certificación (actualmente DOP Jamón de Jabugo, IGP Cordero Segureño, IGP Carne de Ávila, DOP Arroz de Calasparra e IGP Queso Los Beyos), se han realizado un total de 274 auditorías (161 a productores y 113 a operadores certificados).

Por otro lado AICA, que inicia e instruye el procedimiento sancionador en caso de incumplimientos a la Ley de DOPs e IGPs de ámbito territorial supra-autonómico ante las denuncias presentadas por los Consejos Reguladores, AICA ha incoado 188 expedientes sancionadores en estos 5 años.

En cuanto al control de las declaraciones en el sector oleícola, AICA ha realizado en este periodo 3.800 inspecciones con la finalidad de comprobar la veracidad de los datos de las declaraciones. Desde 2018, ejerce su actividad de inspección en aquellas comunidades autónomas que han firmado un convenio de encomienda de gestión con el Ministerio y que actualmente son Andalucía, Castilla La Mancha, Extremadura, Galicia, Murcia, La Rioja y Madrid.