Con motivo de los X Premios Empresariales Mercados del Vino y la Distribución, Mercados ha entrevistado al presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Rías Baixas, Juan Gil de Araujo, planteándole los retos más significativos del sector.

MVD – El consumo interno de vino ha descendido y uno de los retos es recuperar al público más joven (30-40 años) que en muchos casos prefiere la cerveza. ¿Van a implementar alguna medida en este sentido?

J G.- Los Consejos Reguladores del Vino en España hemos aunado esfuerzos en dirigirnos al público joven a través de la página web y las redes sociales de la campaña “Movimiento Vino D.O”; a aquellos que no la conozcan les invito a visitarla porque ofrece unos contenidos dinámicos y originales. Pero también es cierto que desde la Denominación de Origen Rías Baixas llevamos algunos años tomando contacto con este público. Por ello llevamos tiempo incidiendo en la formación en diferentes escuelas, también con charlas en asociaciones, masterclasses, etc. Para nosotros la formación de los actuales y futuros profesionales ha sido y es fundamental.

También en la creatividad de nuestra publicidad se hace un guiño al público joven a través de su original diseño y del uso de un lenguaje adecuado al público a quien va dirigido Y ya para terminar destacaría también nuestras redes sociales, en las cuales llevamos trabajando años, y a través de las cuales contactamos directamente con este público.

MVD. – ¿Qué medidas considera que deben adoptar los poderes ejecutivos, tanto el nacional como los autonómicos, para favorecer al sector y, por el contrario, qué medidas serían inconvenientes?

J G.- Es cierto que nuestro sector recibe un importante apoyo institucional, pero echamos de menos una mayor implicación de la administración pública en la promoción de los valores del vino y su cultura entre la sociedad y, en especial, entre la juventud. Nos gustaría poder llegar a entendernos, por ejemplo, con las autoridades educativas y sanitarias para formar –de manera coordinada- a los universitarios en aspectos relacionados con estos valores de consumo responsable y saludable. El vino es un producto agroalimentario que forma parte de nuestra cultura, de nuestra historia y, también de nuestra economía. Por tanto es importante darle el valor que merece.

En otro orden, el vino es un sector económico enormemente intervenido por los poderes públicos. Y ello tiene aspectos positivos para los actores económicos, pero otros sumamente negativos. Lo que pedimos es que se reduzcan las cargas administrativas. No hay un sector que tenga que dedicar tantos recursos a declaraciones de producción, de ventas, de impuestos especiales, de movimientos internos, etc, etc. No se trata de no pagar los impuestos que se establezcan, no se trata de ocultar información a la Administración. Se trata de que toda esa labor de información se simplifique, de que no sea, como es ahora, una de las principales preocupaciones de los departamentos de administración de las empresas.

Creo también en la licitud de la defensa de la viticultura tradicional por su papel en la fijación de población en el territorio, con la consiguiente estabilidad social. Esa es una de las principales aportaciones de una organización como la nuestra. Y, desde ese punto de vista, me siento legitimado para seguir demandando la máxima atención a este punto.

No obstante les pediría que nos ayudaran a luchar contra el fraude, la falsificación, la mala praxis y la mala imagen que dan los vinos sin etiqueta. Aquí sí demandamos una colaboración y una coordinación entre las administraciones, que entendemos que no existe.

MVD – ¿Qué opinión les merecen actos de promoción del vino, como son los X Premios Empresariales Mercados del Vino y la Distribución?

J G.- En este mundo actual toda promoción es poca. Que una entidad como Mercados del Vino y la Distribución haga el esfuerzo de premiar y reconocer el buen trabajo de las mejores empresas de nuestro sector es muy de agradecer, por lo que tiene de motivación para todo el conjunto. No olvidemos que estos premios son una plataforma de lanzamiento para aquellos que los reciben y sirven, valga la redundancia, de justo premio al esfuerzo de todo un año.