Las sanciones del pasado año suponen el 62% del total de las propuestas desde el inicio de la actividad de la Agencia en 2014, que ascienden a 922. El incumplimiento de los plazos de pago concentra el 44% de las multas durante estos cuatro años. La distribución comercial y el sector de la industria alimentaria se reparten casi a partes iguales las sanciones. En el sector del vino se realizaron, en 2017, un total de 100 inspecciones y se recibieron 7 denuncias.

La Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA),ha realizado a lo largo de 2017 un total de 1.882 inspecciones de oficio de las 3.669 llevadas a cabo desde el comienzo de su actividad inspectora en 2014. Esta cifra pone de relieve el esfuerzo de la Agencia por potenciar el control de las operaciones comerciales en la cadena alimentaria en beneficio de todos los operadores, ya que en un único año se han desarrollado la mitad de las inspecciones totales.

Los controles durante 2017 han dado como resultado la propuesta de 573 sanciones, el 62% de la cifra total de los cuatro últimos años de actividad de la Agencia, que asciende a 922 sanciones, por un importe superior a los 9,2 millones de euros.

Los datos de la actividad de la Agencia muestran que el incumplimiento de los plazos de pago concentra el 44% de las multas durante estos cuatro años, siendo la distribución comercial y el sector de la industria alimentaria los que se reparten casi a partes iguales las sanciones.

Por eslabón de la cadena, la industria alimentaria concentra 424 de las sanciones impuestas, una cifra similar a la suma de las de la distribución mayorista (232) y la distribución minorista (248). Por sectores, frutas y hortalizas con 287 sanciones, y lácteo con 265, son los más sancionados, mientras que por tipo de infracción, el incumplimiento de los plazos de pago es en el 44% de los casos (409) el motivo más frecuente de sanción, seguido de la reincidencia al cometer más de una infracción (244) y la ausencia de contratos (167).

Por Comunidades Autónomas, los mayores porcentajes de sanciones propuestas por AICA los registran Galicia y Madrid, con el 17% y el 16%, respectivamente. Les siguen el País Vasco (11%), y Andalucía y Valencia con el 9%.

Además de las actuaciones de oficio, AICA interviene cuando recibe denuncias por posibles incumplimientos de la Ley de la Cadena. Los datos acumulados desde 2014 recogen 210 denuncias, de éstas 59 se recibieron en 2017, la mayoría en los sectores lácteo y de frutas y hortalizas.

Por ‘venta a pérdidas’, práctica prohibida por la Ley del Comercio Minorista y que es competencia de las Comunidades Autónomas, a AICA han llegado 65 denuncias desde 2014, de las que 15 corresponden a 2017,que la Agencia de Información y Control Alimentarios ha trasladado a la Administración competente para su investigación.

En concreto en el sector de vino se llevaron a cabo un total de 100 inspecciones de oficio en el año 2017 y un total de 665 desde el inicio de la actividad de la AICA. El pasado año se recibieron en AICA un total de 7 denuncias relacionadas con el sector del vino, un 10 % del total de denuncias recibidas. Las denuncias acumuladas desde 2014 en este sector ascienden a 21. Las sanciones de AICA en 2017 en el sector vino se elevaron a 91, un 15,88% del total. Mientras que en acumulado se elevan a 94, un 10,19% del total.

Las tablas siguientes pertenecen al informe elaborado por AICA