Antonio Palacios, gerente de Laboratorios Excell Ibérica S.L, en declaraciones EN EXCLUSIVA para Mercados del Vino y la Distribución que los análisis realizados a los brandies de Bodegas Torres no son concluyentes y que sus características no se corresponden con la versión que ofrece Adma Inchausti, Presidente del Grupo San Jorge.

Antonio Tomás Palacios

Mercados del Vino y la Distribución: Según la señora Inchausti, se han analizado algunos vinos y brandies en Laboratorios Excell Ibérica S.L para determinar si la información que aparece en el etiquetado de las botellas de Torres se corresponden con su calidad original, ¿es eso cierto?

Antonio Palacios: Sí y no. Un despacho de abogados, en nombre de Adma Inchauti, acudió a nosotros para realizar estos análisis. Al principio nos negamos porque requería algunas pruebas para las cuales ni nosotros ni otros laboratorios tienen la tecnología necesaria. Cuando se dan ciertos datos sobre la composición de los vinos “supuestamente analizados” son totalmente inventados, porque aún no se cuenta con la maquinaría necesaria para dar tal información.

Se ha publicado también que se analizaron algunos vinos. Eso no es cierto. Solo analizamos dos brandies: Torres 5 y Torres 10. Sin embargo, nunca hemos afirmado se incumpliese la normativa legal por no haber envejecido en barrica de roble el tiempo suficiente. Hay que pensar primero que esa información es confidencial por el secreto profesional al que nos acogemos siempre pero, sí se publican cosas que no son ciertas, nos vemos en la obligación desmentirlas.

MVD: Entonces, ¿qué se deduce de los análisis realizados a estos dos brandies?

AP: Poco puedo decir por causa del secreto profesional del que hablaba anteriormente. Lo único que puedo hacer es reafirmar la falsedad testimonial en la que nos vemos envueltos al publicarse esta información. En comparación con otros brandies, los que hemos analizado han demostrado tener un proceso de envejecimiento diferente, bien sea porque han estado en barricas más antiguas o porque Bodegas Torres ha llevado a cabo un modo de trabajo propio. Pero eso no significa que tenga características ni mejores ni peores. Por eso no podemos determinar que la información que Inchausti hace llegar a algunos medios de comunicación sea concluyente.

“Nunca hemos afirmado que los brandies analizados incumpliesen la normativa legal por no haber envejecido en barrica de roble el tiempo suficiente”

MVD: A parte de su laboratorio, ¿puede ser que la señora Inchausti haya hecho analizar estos productos en algún otro lugar?

AP: Puede ser, aunque lo desconozco. No sé si algún laboratorio boliviano ha realizado también estas investigaciones.

MVD: Pero, sí la señora Inchausti ha tomado la vía legal y desde el laboratorio se da una versión distinta a la que ella cuenta, ¿no puede provocar esto que la causa sea archivada o vaya en su contra?

AP: Nosotros no tenemos nada que ver. Somos un laboratorio independiente. Se nos encargó una tarea que hemos realizado de manera confidencial, pero no podemos permitir que se hablen de resultados falsos y que se ponga nuestro nombre. Nosotros no vamos a revelar nada de los análisis, pero sí que vamos a negar algo que no es cierto. Supongo que, tras la demanda interpuesta por la Presidente del Grupo San Jorge, se resolverá este conflicto.

———————————————————————————————————————————–

Según un comunicado realizado por Bodegas Torres, se reitera que no existe relación comercial alguna con el grupo boliviano que preside Adma Inchausti desde febrero del 2013 a razón de unos impagos cuya deuda total suma 602.167,14 euros y por “prácticas poco trasparentes”. Reafirman también que aún no tiene constancia de ninguna notificación de la demanda que la señora Inchausti, supuestamente, les ha interpuesto. Además, de manera contundente, aclaran que es totalmente falso que el envío de aceites tuviera una fecha de consumo preferente pasada y afirman: “Siempre enviamos la mercancia con tiempo suficiente para un consumo adecuado en los diferentes mercados. Tenemos constancia de que, en este caso, hubo una importante demora en la recogida de la mercancia por parte de la distribuidora”