El precio de la uva para cava ha descendido un 40% respecto a la pasada campaña y actualmente se sitúa entre los 0,30 y 0,35 euros. APAG Extremadura Asaja ha exigido una reunión con la Consejería de Agricultura para buscar una solución a la situación «dramática» de sequía que afecta al campo extremeño.

APAG Extremadura Asaja ha advertido el pasado 22 de agosto que el inicio de la campaña de la vendimia será “tensa y difícil” para el sector por los bajos precios de la uva y la dificultad para encontrar mano de obra para la recogida de la cosecha.

El presidente de APAG Extremadura Asaja, Juan Metidieri, ha denunciado que el precio de la uva para cava ha descendido un 40% respecto a la pasada temporada a pesar de que este año ha mejorado la calidad del producto.

Actualmente los precios se sitúan entre los 0,30 y 0,35 euros/kilogrados, muy por debajo de los 0,55 y 0,60 euros que se pagaron la campaña anterior. De hecho, alguna bodega a nivel nacional ya se ha desmarcado de esta tendencia y ha anunciado que respetará el precio de la uva de la pasada temporada. Es el caso de las Bodegas Agustín Torelló en Barcelona que mantendrá el precio a 0,62 euros.

Metidieri ha mostrado su preocupación por que esta situación de la uva para cava pueda trasladarse a toda la vendimia, afectando de forma general a los precios del resto de variedades. Por ello, APAG Extremadura Asaja exige que los precios se fijen en función de la baja producción de la cosecha actual y de la calidad de la uva, que este año es dos grados alcohólicos superior a la pasada temporada. Además, pide que se cumpla la Ley de la Cadena Alimentaria en la formalización de contratos y que los precios queden reflejados en las tablillas de las distintas bodegas.

La entidad lamenta que a pesar de que este año se dan las condiciones idóneas para pagar un precio razonable por la uva, la realidad será bien distinta y asegura que de nuevo en esta campaña “el gran perjudicado será el productor”.

Además, Metidieri ha insistido en el “gran problema” de falta de mano de obra en el campo, y en este caso, para la recogida de la cosecha de uva, “mientras los subsidios y las listas del paro no dejan de crecer”.

Por todo ello, ha anunciado que si la situación no mejora en los próximos días, si no se da transparencia en las transacciones ni se pagan precios dignos, APAG Extremadura Asaja no descarta pedir una paralización de la vendimia.