ASAJA ALICANTE y la Plataforma de Afectados por la Xylella Fastidiosa en Alicante (Axfa) denuncian la nefasta actuación que está desarrollando la Conselleria de Agricultura respecto al Plan de Contingencia.

Tras un mes de inactividad, Tragsa, vuelve a arrancar y triturar almendros infectados y también sanos, que se encuentran en plena producción. La Conselleria está aplicando esta medida con más de un año de retraso, respecto al plazo que establece el protocolo de actuación, por lo que ASAJA Alicante considera que podría esperar unas jornadas más y que la recolecta se efectúe con normalidad o avanzar en otras zonas en las que la cosecha es más tardía. En vez de esto, entran en las fincas sin el permiso de sus propietarios para aplicar un plan que no frenará el avance de la bacteria y generará pérdidas millonarias en la agricultura, el turismo y el territorio.

“La Xylella también se va de vacaciones”, denuncia con cinismo e impotencia el presidente de ASAJA Alicante, Eladio Aniorte, que destaca que si “tanta urgencia hubiera, no se habrían tomado descansos. Encima, las máquinas vuelven a intentar destruir árboles cuando los productores se encuentran recogiendo la almendra, lo que demuestra un total menosprecio hacia su trabajo, sus cosechas y la propia actividad agrícola”.

Hasta el momento, se ha declarado el octavo brote de Xylella Fastidiosa. La afección se encuentra en los almendros y ha saltado a otras especies arbustivas. Estos dos hechos demuestran que la plaga se está extendiendo, tal y como también se observa en los bancales.

Por último, ASAJA Alicante considera que la comunicación es prioritaria. La Administración debe escuchar a los agricultores afectados. De hecho, no se consigue nada, si no se cuenta con el apoyo de los productores y propietarios de fincas rústicas afectadas por la Xylella Fastidiosa.

El presidente de ASAJA Alicante concluye que deben dejar de “entrar en nuestras propiedades como si fuéramos delincuentes. Necesitamos el amparo del presidente Ximo Puig, y por ello, le hemos solicitado una reunión urgente para que, al menos, visite la montaña de Alicante, conozca su gran valor paisajístico y hable con los afectados para que tenga conocimiento de lo que está ocurriendo. En reiteradas ocasiones, hemos tendido la mano a la Conselleria de Agricultura, le hemos pedido dialogar, que escuche a los afectados. Esperamos que el jefe del Consell sea capaz de restablecer la calma y atender a los perjudicados, que están viendo cómo devastan sus árboles y también el territorio, pese a su incalculable valor medioambiental”.