La organización agraria denuncia que este presupuesto solo ha durado lo que la campaña electoral de las generales y nada más. Los fondos iniciales se han agotado 4 meses antes del final de la convocatoria, dejando a los agricultores sin la posibilidad de renovar la maquinaria. APAG Extremadura Asaja reclama al Gobierno central una ampliación de la dotación económica que se había destinado al Plan Renove de Maquinaria Agrícola 2019 y que se encuentra ya agotado, a pesar de que la convocatoria estaba abierta hasta el 15 de septiembre. “Parece, se ha indicado, que este presupuesto solo ha durado lo que la campaña electoral y ahora ya no hay más interés por el campo”.

Según el presidente de la organización agraria, Juan Metidieri, los datos objetivos demuestran que este plan, dotado con cinco millones de euros para todo el país, se ha visto insuficiente, lo que va a provocar que muchos agricultores que estuvieran planteándose poder renovar su maquinaria agrícola no puedan acceder a este tipo de subvenciones.

Desde APAG Extremadura Asaja se considera que los fondos deben ampliarse para dar así la oportunidad a que los agricultores extremeños puedan modernizar su parque móvil, muy envejecido, lo que redundará en una mayor eficiencia y también seguridad para los trabajadores. Es necesario, ha señalado Metidieri, que “se lleve a cabo un incremento en las partidas que garantice las necesidades reales del sector” y no una medida puntual que se ha hecho coincidiendo con las elecciones generales.

En este sentido, Metidieri ha recordado que la convocatoria se publicó el 12 de abril en el Boletín Oficial del Estado y en menos de un mes ya se han agotado las partidas previstas, lo que constata la poca cuantía que se había destinado a este Plan Renove y la necesidad de su ampliación.

Achatarramiento

Ante la falta de presupuesto, desde APAG Extremadura Asaja se ha querido hacer una advertencia a todos los agricultores que están pensando en acogerse a las ayudas, puesto que la Orden exigía, para acceder a los fondos, el “achatarramiento” de la maquinaria que fuera a ser sustituida por la nueva. Ahora, ha indicado Metidieri, se corre el riesgo de que un agricultor entregue su maquinaria y luego no poder acceder a estas ayudas, porque están agotadas, lo que genera “incertidumbre” en los profesionales del campo.