ASEDAS, en su 20 cumpleaños, ha realizado un análisis de los grandes retos que se presentan para el modelo de distribución de proximidad en España. Entre ellos la economía circular, la vertebración territorial y el crecimiento equilibrado. Para Fernando Miranda el sector de la distribución «aporta innovación, riqueza y empleo tanto en entornos rurales como urbanos.

ASEDAS, Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados, ha celebrado hoy (14 de febrero) el 20 Aniversario de su fundación con un evento en el Museo del Prado que ha sido inaugurado por uno de sus fundadores, Jaime Rodríguez, y en el que han estado presentes el Secretario General de Agricultura y Alimentación, Fernando Miranda, que inauguró el acto; el presidente de FIAB, Tomás Pascual; y Juan Pablo Lázaro, vicepresidente de CEOE.

En el acto realizó un análisis de los grandes retos y además , aprovecho para pedir plazos realistas y una fiscalidad moderada para llevar a cabo los cambios que el sector necesita. Al mismo tiempo que manifiesta que los principales actores de la distribución de proximidad destacan el valor de un modelo que lleva a los consumidores alimentación variada, de calidad y a precios competitivos.

Entre los retos que tiene que afrontar el sector ASEDAS señala la economía circular, ya que el ahorro de los recursos, la eficiencia energética y la movilidad sostenible van a ser cruciales en el futuro. Otros retos tienen que ver con la vertebración de la España rural y con la necesidad de asegurar un crecimiento del supermercado basado en la sostenibilidad social, medioambiental y económica. El objetivo debe ser garantizar, como hasta ahora, el acceso de los consumidores a una alimentación de calidad, variada y a precios competitivos, independientemente de dónde se viva.

Para ASEDAS el supermercado presenta ya hoy grandes avances ante estos desafíos. Entre otros logros podemos mencionar los siguientes: es el formato más sostenible dada su ubicación que ayuda, por ejemplo, a que los clientes se desplacen a pie para hacer la compra; la colaboración con los proveedores en materia de logística eficiente consigue que estos se sumen también a la economía sostenible y circular; una amplia red de tiendas da cobertura a la inmensa mayoría de la población tanto en zonas rurales y urbanas; y es un sector creador de empleo y riqueza en los territorios en que opera.

Para avanzar todavía más hacia estos objetivos es precisa la implicación de los diferentes actores que participan en la cadena agroalimentaria, incluyendo administraciones públicas, asociaciones empresariales, productores y consumidores, manifiesta ASEDAS. Las primeras deben crear las condiciones regulatorias adecuadas para que las empresas implementen los cambios, contando con plazos realistas en función de la disponibilidad de la tecnología y sin tener una presión fiscal adicional. Las empresas y productores deben avanzar en la necesidad de compartir riesgos, información y buenas prácticas. Y, por último, el consumidor debe participar en el cambio de manera informada, activa y constructiva.

“Estamos muy orgullosos porque las empresas de ASEDAS han logrado, en los últimos 20 años, crear una estructura de distribución moderna capaz de responder a las necesidades del consumidor y de estar preparada para los retos relacionados con la sostenibilidad social, económica y medioambiental. Para lograrlo necesitamos la implicación del resto de agentes sociales. Especialmente, la Administración debe acompañar este proceso de cambio con una legislación favorable a la inversión y a la adaptación flexible a los cambios”, dijo Ignacio García Magarzo, director general de ASEDAS.

El secretario general de Agricultura y Alimentación, Fernando Miranda, ha subrayado la importancia del sector agroalimentario, que aporta el 11% del PIB español y alrededor de 2,7 millones de empleos, resaltando el papel del sector de la distribución, que actúa como elemento vertebrador de la sociedad tanto en entornos rurales como urbanos, aportando innovación, riqueza y empleo. Un sector, ha añadido, que cuenta con una oferta de proximidad muy rica, que responde a diario a las necesidades de los consumidores de nuestro país. Además, ha señalado que el sector agroalimentario en general y la distribución en particular deberán afrontar un futuro sostenible, equilibrado y digital.