El nuevo presidente de la Federación Española del Vino, Christian Barré, presentó este viernes 12 de junio las líneas principales y retos de la FEV sobre los que va a trabajar en su presidencia. Avanzar e la Interprofesional, afianzar la representatividad de la FEV en el sector y dar a conocer la Industria a los consumidores son los tres pilares sobre los que va a desarrollar su programa para los próximos años, que tiene en el bajo consumo interno y el escaso valor del vino español en los mercados internacionales los grandes escollos que salvar durante su presidencia.

Los retos del vino a los que Christian Barré va a enfrentarse durante su presidencia pasan por aumentar el valor del vino español, pero también por dar a conocer en mayo profundidad la Industria, para lo que la FEV se ha embarcado en una campaña de Comunicación destinada al gran público que se quiere que repercuta en el aumento del consumo, muy mermado en nuestro país. Para Barré, tiene que ser la Interprofesional la herramienta que dinamice esta comunicación, así como la tarea de trabajar para aumentar el valor del vino español en los mercados internacionales. A este respecto, Barré anunció que la Interprofesional se espera que esté plenamente operativa para el próximo 2016, cuando se comenzará a aplicar la normativa que está a punto de ser aprobada y sobre la que ha estado trabajando los últimos meses.

El secretario general de la FEV, Pau Roca, acompañó a Barré en la definición de las líneas que va a seguir la FEV en los próximos años. Una de las líneas estará en terminar de afianzar la representatividad de la FEV en el sector del Vino, donde están representadas un 77% de las bodegas españolas aproximadamente. Para Roca, es fundamental llegar al resto del sector bodeguero para ganar en capacidad operativa y peso específico ante las instituciones europeas. Esto pasa, según Roca, por hacer una revisión del modelo asociativo de la Federación, que tiene que enfrentarse a un sector muy disperso en el territorio.

 Por otro lado, según los datos que aportó Rafael del Rey, director general del Observatorio Español de Mercados del Vino (OEMV), la coyuntura del sector del vino en nuestro país está definida por un descenso en el consumo interno y en el empleo de una parte de la producción destinada a destilación, y por un aumento en la producción de mosto y en las exportaciones; a este respecto, hay que señalar que España se ha convertido en el primer exportador mundial de vino en volumen, pero el valor de nuestro vino en los mercados internacionales sigue siendo la gran asignatura pendiente y el gran reto de la presidencia de Barré.