El Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente ha destacado los avances llevados a cabo para consolidar el modelo de economía circular, cuya transición impulsa el Gobierno de España, para lo que aprobó dos instrumentos clave como son el Programa Estatal de Prevención de Residuos 2014-2020 y el Plan Estatal Marco de Gestión de Residuos (PEMAR 2016-2022).

Ambas iniciativas orientan la política de prevención y gestión de residuos para los próximos años, en aplicación del principio de jerarquía de residuos, y establecen las pautas que deben seguirse para el cumplimiento de los objetivos establecidos en la normativa comunitaria y estatal y para la consolidación del modelo de Economía circular,en el que la Unión Europea es un actor determinante a nivel internacional. Así lo ha resaltado el director general de Calidad y Evaluación Ambiental y Medio Natural del Ministerio, Javier Cachón, en la clausura de la entrega de los XVII Premios Periodísticos de Ecovidrio, celebrada en Madrid.

Antes, ha entregado el premio a la ambientalista y primatóloga Jane Goodall como “Personalidad Ambiental del Año 2016” por su labor a favor de la protección y la conservación de los ecosistemas y la biodiversidad. Posteriormente, el director general ha felicitado a Ecovidrio por su labor y a los medios de comunicación premiados por su trabajo “en la necesaria concienciación social sobre la necesidad de proteger el medio ambiente y, en particular, sobre la adecuada gestión de los residuos de envases de vidrio”.

Javier Cachón ha recordado que, en el marco de la Estrategia 2020, la llamada Hoja de Ruta hacia una Europa Eficiente en el uso de los recursos “recoge los objetivos y los medios para trasformar la economía actual, basada en el uso intensivo de los recursos, en un nuevo modelo de crecimiento basado en el uso eficiente de estos recursos, una transformación que debe ir acompañada de cambios muy importantes en diferentes ámbitos”.

“El objetivo –ha señalado– es convertir a Europa en una sociedad eficiente, sustituyendo una economía lineal basada en producir, consumir y tirar, por una economía circular en la que se reincorporen al proceso productivo una y otra vez los materiales que contienen los residuos para la producción de nuevos productos o materias primas. En este planteamiento, el reciclaje o la valorización material de los residuos, juegan un papel primordial, y el vidrio es un gran ejemplo”.

El director general, tras recordar las actuaciones impulsadas por el Ministerio para avanzar en la economía circular, ha resaltado que el ciudadano juega un papel primordial, puesto que “en el ámbito de los residuos, la economía circular se centra en la prevención y en el aprovechamiento eficiente de los recursos contenidos en los residuos cuya generación no ha podido evitarse, por lo que el ciudadano puede hacer un consumo responsable reduciendo la generación de residuos y puede contribuir a la correcta gestión de los residuos que genera, al ser el encargado de separarlos y depositarlos en los contenedores adecuados”.