Bodegas Familiares de Rioja reclama al Ministerio de Agricultura que atienda a la pluralidad y diversidad del sector vitivinícola español. Las organizaciones de la OIVE no defienden los intereses de la pequeña y mediana bodega, lo que invalida moralmente la pretendida extensión de norma. Por su parte, la Interprofesional ha querido aclarar dos cuestiones a Mercados del Vino, tanto del procedimiento de Información Pública como de la representatividad de la OIVE.

Las Bodegas Familiares de Rioja reclaman al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación que rechace la propuesta de extensión de norma solicitada por la Organización Interprofesional del Vino de España (OIVE) para el periodo 2019/2024 y reclaman una política de apoyo real a la pequeña y mediana empresa y a la calidad del origen de los vinos españoles, que es la que genera valor añadido, crea empleo en los municipios y contribuye a mitigar el grave problema de la despoblación en las zonas rurales.

Además, denuncia que la composición de la OIVE no atiende mínimamente a la compleja realidad del sector del vino español, con más de sesenta denominaciones de origen e indicaciones geográficas con una fuerte vinculación al territorio y cuya estrategia difiere notablemente de la seguida por la OIVE, con campañas de promoción del consumo de vino genérico e incluso sus derivados que, sin embargo, sí benefician a empresas asociadas a la Federación Española del Vino (FEV) y a la Asociación Empresarial del Vino de España (AEVE). Otras agrupaciones empresariales, como las históricas bodegas de ABC en Rioja, con nombres de indudable prestigio como La Rioja Alta, SA, Muga o CVNE entre otras, así como grandes compañías como Marqués de Cáceres e incluso el principal grupo bodeguero español, García Carrión, se han manifestado también contrarias a la extensión de norma, según ha publicado la prensa estos días, lo que debería ser suficiente para replantearse la obligatoriedad de las cuotas de la OIVE tras un periodo, 2016/2019, en el que ningún dato se ha aportado sobre la recuperación del consumo pretendida pese a haber dispuesto de aproximadamente quince millones de euros en cuotas obligatorias recaudadas bajo amenaza y sin explicación de ningún tipo más allá de la publicación en el Boletín Oficial del Estado.

Asimismo, el sindicato agrario Unión de Uniones también ha manifestado por escrito en sus alegaciones las mismas dudas sobre la representatividad real de las organizaciones de la rama productora que integran la OIVE y que, desde luego, como sucede en el sector comercial, no sigue ningún criterio territorial en contra de la propia organización del sector en torno DOP e IGP. En este sentido, Bodegas Familiares de Rioja recuerda que los estatutos de la propia OIVE, que exigen al menos un 10% de representatividad del sector comercial o productor para poder formar parte de la misma, invalidan cualquier pretensión de arrogarse la portavocía del sector español del vino, ya que impide en la práctica a cualquier asociación de bodegas o de productores, que no sean los fundadores, integrarse en la misma. Asimismo, en el caso de Rioja, se da la circunstancia de que las bodegas ya constituimos en el año 2004 una organización interprofesional, cuya finalidad principal es la promoción del vino de Rioja, es decir, del origen del vino, de un territorio, una tradición y cultura milenaria que, para nada, coincide con las campañas ni intereses que representan los de los grandes grupos vitivinícolas que controlan la FEV. De hecho, son precisamente las estrategias comerciales de consumo de vino genérico las que provocan un grave problema a las pequeñas y medianas bodegas porque contribuyen a bajar los precios del vino y de la uva y nos hacen ser menos competitivos. Bodegas Familiares de Rioja reclama de una vez por todas a las administraciones públicas sensibilidad y compromiso real con la pequeña y mediana bodega, a la que por otra parte se está ahogando en burocracia hasta el punto de plantearse incluso cierres ante las dificultades de repercutir en sus vinos los incrementos de costes que supone atender las continuas trabas y exigencias administrativas, y un cambio radical de la estrategia del vino español que continúa siendo la despensa granelista de Europa y que afronta, ya esta campaña, una nueva crisis por los excesos productivos sin control alguno de las pasadas campañas.

En este sentido, Bodegas Familiares de Rioja denuncia el incremento de funciones que la nueva extensión de norma concede a la OIVE, más allá de la promoción del vino, y advierte del riesgo que supondría pretender dirigir la política vitivinícola española con una entidad privada como ésta como principal lobby interlocutor cuando tiene gravísimas lagunas de representatividad, como ha quedado demostrado: desde luego a la pequeña y mediana bodega familiar de Rioja no nos representa en absoluto y creemos que tampoco a las gallegas, catalanas, castellanas, canarias, aragonesas, vascas, valencianas, andaluzas…

Por su parte la Interprofesional manifiestó a Mercados de Vino que la presentación de alegaciones al proyecto de OIVE, en el marco del procedimiento de Información Pública, entra dentro de la más absoluta normalidad. Este mecanismo, establecido por la Ley 38/1994 reguladora de las Organizaciones Interprofesionales Agroalimentarias, busca dar transparencia al proceso de tramitación, ofreciendo la posibilidad de formular alegaciones a las partes interesadas. Transcurrido el plazo fijado, será el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación el encargado de examinar las exposiciones.

Y además, sucede, adicionalmente, que el pasado 10 de mayo se conoció la sentencia de la Audiencia Nacional en la que desestimaba el recurso contencioso administrativo contra la Orden Ministerial AAA/1241/2016 (extensión de norma 2016-2019). Se da la circunstancia de que muchos de los argumentos que se están planteando en las alegaciones de ahora coinciden con los de esta sentencia, como el cuestionamiento de la representatividad de la organización o la petición de exclusión del pago de las cuotas. La sentencia, por tanto, ha sentado un precedente claro para la resolución de la tramitación de la nueva Extensión de Norma de OIVE, manifiesta la Interprofesional.