Dirigida por su enólogo César Muñoz, la bodega ribereña ha ofrecido una singular cata vertical para explicar la evolución de la tipología de los vinos mediante sus añadas más representativas. Los periodistas más reputados del mundo del vino han juzgado y comentado nueve vinos que resumen la trayectoria de Bodegas Montebaco.

El último día del mes de mayo ha sido el escogido por Bodegas Montebaco para celebrar una cata vertical de sus creaciones desde 1994. Esta iniciativa de la bodega regentada por la familia Esteban-Martín supone repasar la historia de sus vinos en las dos últimas décadas. Una interesante visión de la evolución y los cambios acontecidos en la Ribera del Duero a la hora de elaborar vinos, extrapolable a muchas otras zonas de España en el mismo periodo. Un recorrido por veinte años de historia enológica patria.

Un selecto grupo de periodistas y comunicadores del universo enológico han podido catar y comentar nueve vinos que César Muñoz agrupó en tres épocas bien diferenciadas. Así, la etapa inicial de la Finca Montealto se caracterizó por la escasez de medios, como sucedía en todo el sector en el ámbito nacional, dedicado a producir vinos industriales y populares. A esta primera época corresponden los catados Montebaco 1994, Montebaco 2000 y Montebaco 2001 Selección Especial.

En la segunda etapa, esta bodega “busca vinos de una cierta arrogancia”, según palabras del propio César Muñoz. Montebaco 2006, Montebaco Selección Especial 2008 y Montebaco 2010 son las añadas que mejor representan, posiblemente, este estilo de elaboración que tanto abundó en España hasta hace seis o siete años.

Finalmente, el siglo XXI asiste a un cambio de rumbo en la bodega: la peculiaridad geográfica del Valle del Jaramiel y su altitud llevan a Bodegas Montebaco a buscar la más honesta expresión del terruño en su tercera etapa. Los vinos que mejor representan estos “nuevos tiempos” y que han sido objeto de cata son: Montebaco 2012 Selección Especial, Montebaco 2013 y también el primer vino ecológico que sale de la bodega de Valbuena de Duero que, elaborado con uvas de una parcela situada en la cara Norte de la finca, ha sido catado en primicia por los asistentes.