El Grupo San Jorge demanda a Bodegas Torres por un presunto fraude y estafa en la información que presenta en su etiquetado sobre la composición de sus vinos y brandies.

bodegas torres

El Grupo San Jorge es el mayor holding importador de alimentos de Bolivia y, durante 25 años, fue distribuidor exclusivo de Bodegas Torres. Sus relaciones comerciales funcionaron bien hasta marzo del 2012, cuando un contenedor de Bodegas Torres quedó retenido en el puerto chileno de Arica. La razón es que los lotes de aceites que incluía la partida tenía la fecha de “consumo preferente” ya vencida. Torres S.A indicó que “consumo preferente” no significada “caducado” y se negó a retirar el envío, por lo que Adma Inchausti, Presidente del Grupo San Jorge, se enfrentó a una multa millonaria. Tres semanas después llegó otro lote, y entonces Inchausti tomó la decisión de mandarlo a analizar para ver si cumplía los parámetros de calidad establecidos.

Un laboratorio de Barcelona, cuya identidad aún es desconocida, se negó a hacer el análisis de los vinos y brandies que se presentaron, por lo que se encargó este trabajo al laboratorio Excell Ibérica de La Rioja. Antonio Tomás Palacios, directivo de la Asociación de Enólogos de Rioja (AER), realizó los análisis a los brandies Torres 5, Torres 10 y los vinos Viñas Sol, Mas La Plana y Sauvignon Blanc. Los resultados fueron claros: Torres 5 y Torres 10 no han sido envejecidos en barricas de roble americano durante un año y tres meses, como exige la normativa legal, según indicó Inchausti. En el caso de los vinos Viña Sol no está elaborado 100% de parellada y la marca Mas la Plana no se produce con el 100% de la uva de Penedés, tal y como exige la DO.

“No me imagino a Miguel Torres S.A remitiendo lotes en esas condiciones a países como Alemania o EE.UU ni a clientes como El Corte Inglés”, afirmó Adma Inchausti

Tras conocerse estos resultados, y mostrando su total indignación, Adma Inchausti indicó que el envío del lote que desencadenó toda esta parafernalia legal le pareció un auténtico desprecio a su país. “No me imagino a Miguel Torres S.A remitiendo lotes en esas condiciones a países como Alemania o EE.UU ni a clientes como El Corte Inglés”, afirmó.

Aunque este medio se ha puesto en contacto con Bodegas Torres, no hemos podido hablar con ellos para saber su versión de los hechos, eso sí, según hemos podido conocer por fuentes internas, aseguran que aún no han recibido notificación de la demanda y que San Jorge, en su momento, incurrió con ellos en “impagos y prácticas poco transparentes”, aunque no ofrecieron más detalles del asunto.