La UE, a través de la OCM del Vino, financia medidas como la reestructuración y reconversión del viñedo, rúbrica que el año 2010 contó con una partida presupuestaria cercana a los 65 millones de euros para nuestro país.  Desde el inicio hemos visto con buenos ojos esta medida porque ha aportado beneficios para el viticultor.

Por un lado, un aumento de la competitividad de las explotaciones en base a una reducción de costes, (derivada de la mecanización de la vendimia). Por otro, una mejora de la calidad de la producción vitícola y vinícola: favorece la recogida de la uva en el momento óptimo.

Además, es la única medida que llega directamente al viticultor y ahora, con la modificación de los criterios de reconversión y la ampliación a todas la variedades, se deja en las manos de los propios agricultores la planificación de sus explotaciones. La experiencia de los últimos años nos ha demostrado que limitar la reestructuración a las variedades mejorantes, supuestamente más demandas por el mercado, no ha tenido el reflejo esperado en los precios de la uva.

Desde nuestra organización abogamos porque medidas como la reconversión y reestructuración del viñedo continúen dentro de la nueva Política Agraria Común (PAC) más allá de 2013. Sin perder de vista que,   si el objetivo es aumentar la competitividad para ganar cuota de mercado en base una óptima relación calidad/precio, la UE debe implementar medidas que garanticen un control del potencial productivo y eviten la volatilidad de los precios. Como primer paso, desde el sector se ha reclamado a Bruselas que elimine la liberalización de plantaciones aprobada para 2015 y mantenga los derechos de plantación. Apostamos por un aumento de la competitividad en base a una modernización de nuestras explotaciones pero no por unos bajos precios de la uva que no cubran ni los costes de producción.

En COAG creemos prioritario que los apoyos públicos sirvan para ofrecer al consumidor final un producto de calidad a precios razonables y para mantener unas rentas dignas para los viticultores.