La instalación de viñas en espaldera tendrán una longitud máxima de filas de 150 metros y una anchura mínima entre filas de 2,5 metros

Según la nueva orden, de 28 de diciembre, las ventajas de la espaldera están suficientemente demostradas y avaladas por la práctica y conocimiento agronómico en los mejores y más competitivos países vitivinícolas y, a la vez, países con sociedades muy sensibles y concienciadas  con la protección de los hábitats de flora y fauna.

Tradicionalmente, en Castilla-La Mancha el cultivo de la vid se ha realizado en formas bajas utilizando marcos de plantación cuadrados, que oscilan entre 2,5, x 2,5m y 2,8m x 2,8m.

Tal cual se establecieron los requisitos en la Orden de 20/07/2012, por la que se regula el potencial vitícola de Castilla-La Mancha (DOCM nº 145, de 25/07/2012), la subida a espaldera de plantaciones tradicionales no era viable sin eliminar parte de la plantación.

Por ello, sin descuidar los criterios medioambientales, la Consejería de Agricultura, convencida de la importancia que tiene la mecanización de las plantaciones de vid ha estimado conveniente modificar los criterios de instalación de espalderas, tanto subidas de plantación de vaso a espaldera como nuevas instalaciones del cultivo.

Asimismo, se considera necesario modificar el Anexo 6 de solicitud de existencia de derechos de replantación de viñedo para su transferencia a otra comunidad autónoma, para ajustar más el modelo a los datos que han de recogerse.

Así, se modifica el apartado 7.2 del artículo 15 queda redactado como sigue:

“7.2. La instalación de espalderas, bien por sustitución o por transformación de una viña que estaba plantada en vaso,  tendrán, en todos los casos, los siguientes condicionantes:

a) Longitud máxima de filas de 150 metros.

b) Anchura mínima entre filas de 2,5 metros.

c) Altura mínima del primer alambre (cruz) de 60 centímetros.

d) Ramal portagoteros en la cruz o en el suelo.”