El año pasado, Carlyle se hizo con la mayoría accionarial del grupo bodeguero Codorníu y ahora este inicia un proceso de desinversión poniendo en marcha la venta de diferentes activos inmobiliarios emblemáticos considerados no estratégicos, una operación que ha encargado a la consultora española, Lançois Doval.

Robert Menetray, CEO de Lançois Doval, asegura que “nos encontramos ante unas propiedades únicas por características y situación, válidas para continuar tanto con la actividad bodeguera para la que fueron pensadas, como para una corporación empresarial que precise de una ubicación singular con un gran valor añadido o un edificio corporativo con unos amplios y diáfanos espacios aptos para cualquier actividad industrial o logística”.

Asimismo, y en el caso de Masía Bach, el complejo es una opción a tener en cuenta para la ubicación de un hotel de lujo donde sus bodegas le confieren un valor añadido a cualquier actividad de enoturismo, por ejemplo.

Masía Bach.

La antigua masía del siglo XVIII conocida como Can Estrada perteneció a los hermanos Pedro y Ramón Bach en 1915, cuando ambos, empresarios textiles de Barcelona, se trasladaron a Sant Esteve Sesrovires y adquirieron la finca. Esta mansión obra del arquitecto José María Sala, se construyó en 1918 con la doble función de residencia particular y bodega.

La superficie total construida de la Masía es de 3.000 metros cuadrados. El edificio principal consta de cuatro plantas cuadradas, al que se une un anexo donde se encuentran la capilla, la nave y las cocheras, formando un patio interior frente a la entrada principal de la Masía.

La superficie de la parcela que ocupan las bodegas es de 48.400 metros cuadrados, de los cuales 23.446 están ocupados por los diferentes edificios y naves destinados en su día a la elaboración de vinos tintos, blancos y rosados, aunque está preparada para la elaboración de cava. La línea de embotellado tiene una capacidad teórica de 8.000 Bot./hora.

Cavas Rondel.

Cavas Rondel es un lugar emblemático situado a 15 minutos de Barcelona. El grupo Codorníu fundó en 1949 las Cavas Rondel en Cervelló, muy cerca de Barcelona en la zona vitivinícola del Penedés y dentro de la D.O Cava.

Las bodegas son obra del arquitecto novecentista, Lluis Bonet i Garí que fue discípulo de Antoni Gaudí y que formó parte del grupo de la obra que dirigió las obras de la Sagrada Familia.

Cuenta con más de 24.000 metros cuadrados en planta y más de 43.000 metros cuadrados en sótanos y bodegas.