ENTREVISTA EXCLUSIVA

Mercados del Vino y la Distribución (MVD) ha entrevistado en exclusiva a Miguel A. Torres, presidente de la Federación Española del Vino (FEV.

MVD. ¿Cuáles cree que son los grandes retos de España en el sector del vino como país?

M.A.T. En un producto tan internacionalizado y regulado internacionalmente como es el vino, son multitud los retos que debemos afrontar y que nos obligan a estar atentos para asegurar que nuestras empresas operan en el entorno más favorable posible. Recuperar el consumo interior, incrementar el valor del vino español en la exportación, luchar contra los efectos del cambio climático, derribar barreras y obstáculos comerciales que dificultan nuestras exportaciones y seguir promoviendo patrones de consumo moderado en adultos a través del programa Wine in Moderation, del que somos impulsores en España.

Como ve, son muchos los retos, y para ello es importante contar con una FEV fuerte y unida en sus objetivos y por eso también trabajamos en seguir reforzando la organización y contar con la confianza de nuevos socios, como es el caso reciente de Pago de Carraovejas, Marqués del Atrio, Bodegas Riojanas o Grupo Emperador, por citar alguna de las últimas bodegas en incorporarse.

MVD. ¿Vendemos fuera realmente la marca España en vinos?

M.A.T. Creo que se está mejorando mucho en este ámbito, aunque todavía estamos lejos de la imagen global que tienen los vinos de Francia o Italia y eso es algo que podemos mejorar. Precisamente el otro día lo decía, en España tenemos grandes vinos que pueden competir con los mejores del mundo pero es importante que trabajemos en construir una imagen basada en la calidad. De hecho, una de las cosas que desde la FEV queremos pedir a las autoridades es su colaboración para apoyar a los restaurantes españoles en el extranjero, que son, sin lugar a dudas, los mejores embajadores de nuestros vinos en el exterior.

Deberíamos aspirar a llegar al mismo nivel que en el caso de Italia: no hay ciudad del mundo sin restaurantes italianos de calidad con presencia exclusiva de vinos italianos.

MVD. Frente al cambio climático, ¿qué actuaciones puede llevar a cabo el sector?

M.A.T. Hay que partir de la amenaza que supone el cambio climático al sector vitivinícola: la viña, como estamos viendo en las últimas cosechas, es particularmente sensible a todos los problemas que se derivan del cambio climático. Por tanto, nos estamos jugando, literalmente, el futuro de nuestro sector.

Muchas empresas a título individual ya están llevando a cabo acciones para combatir y mitigar los efectos del cambio climático pero es importante que como sector trabajemos en fomentar acciones que contribuyan a este objetivo. En este sentido, desde la FEV hemos solicitado al Ministerio de Industria y Energía que se modifique el Real Decreto 900/2015 en lo que se refiere al autoconsumo energético, para permitir instalar placas fotovoltaicas en sus instalaciones y así facilitar la transición energética hacia un modelo más sostenible basado en energías limpias. No estamos pidiendo subvenciones, solo que no se pongan trabas a la instalación y uso de instalaciones de energía renovable en las empresas y se agilicen los trámites burocráticos.

También queremos promover el desarrollo de programas europeos que faciliten inversiones para proteger y ayudar al viñedo a defenderse del cambio climático.

MVD. ¿Qué medidas puede adoptar el sector del vino frente a la Xylella, que comenzó en Baleares pero que se ha extendido a la zona de Alicante? Aunque el mayor afectado es el olivo, también afecta a las viñas.

M.A.T. Es cierto la viña no ha resultado especialmente afectada hasta el momento, pero no podemos confiarnos. En estos casos la prevención y adelantarse a los acontecimientos es vital. Precisamente es uno de los problemas que debemos abordar conjuntamente como sector, y por eso la I+D+i también se incluyó, a propuesta de nuestra organización, en la extensión de norma de la Interprofesional del Vino de España.

Y entendemos que la Plataforma Tecnológica del Vino (que agrupa más de cien bodegas y centros de investigación públicos y privados) es la entidad a la que la Interprofesional debe encomendar programas de investigación para analizar el estado real de la situación y plantear medidas preventivas que salvaguarden al viñedo de esta amenaza.

MVD. Dejando el sector y centrándonos en la FEV ¿dígame tres de los grandes retos que tiene como presidente de la Federación?

M.A.T. En línea de lo que decía al principio, retos siempre hay muchos, pero por citar tres de los principales diría: seguir reforzando la internacionalización del sector y aumentar el valor de nuestros productos en el exterior, revertir la tendencia negativa del consumo de vino en nuestro país y luchar como sector para combatir los efectos del cambio climático en el viñedo y en las producciones.

MVD. Las exportaciones de vino español van bien, pero siempre se puede hacer más. ¿Tiene la FEV iniciativas concretas para mejorarlas? ¿Cuáles?

M.A.T. Precisamente uno de los ejes de la actividad de la FEV es la internacionalización en dos ámbitos fundamentalmente: eliminar barreras y obstáculos comerciales y defender los intereses del vino en los acuerdos comerciales multilaterales que se negocien.

Se está trabajando mucho en colaboración con nuestros socios europeos (CEEV) en países como China o India para reducir al máximo los trabas que todavía encuentran los vinos europeos que se exportan allí y que, sin duda, son un freno al comercio.

Para eso, la puesta en marcha de acuerdos de libre comercio entre países es clave. Tenemos casos de éxito reciente como la entrada en vigor parcial la semana pasada de CETA, el acuerdo con Canadá, que supone la eliminación de aranceles para los vinos importados o el tratado de libre comercio con Japón. Es cierto que quedan cosas por mejorar pero se trata de procesos largos y complicados y estamos trabajando activamente en ellos para defender las mejores condiciones para nuestros vinos.

MVD. ¿Y para mejorar el consumo interno de vino, especialmente entre las personas de 25 a 40 años?

M.A.T. Como hemos comentado, los bajos índices de consumo de vino en España y la tendencia negativa de los últimos 30 años es uno de los retos más importantes que afronta nuestro sector en estos momentos. Es por ello que en 2014 la FEV decidió impulsar, junto al resto de organizaciones miembro, la Interprofesional del Vino de España, porque creemos que la solución a este problema debe venir de la unión y la contribución de todo el sector.

Han sido tres años de mucho trabajo interno y de organización, pero por fin estamos muy cerca de ver los primeros resultados de este esfuerzo a través de la primera gran campaña nacional de promoción del consumo de vino en España, que empezará a partir de mes de noviembre.

Pero debemos ser conscientes de que este es un proceso a largo plazo y que esta es solo la primera piedra. Se trata de un gran objetivo que compartimos todo el sector y para ello la constancia va a ser una pieza clave para obtener los resultados esperados y que estos lleguen al conjunto de la cadena de valor del vino.

MVD. ¿Cuál es la relación que mantiene la FEV con la Interprofesional del Vino?

M.A.T. Como decía, la FEV ha sido desde el minuto cero impulsora y firme defensora de la puesta en marcha de la Interprofesional del Vino. Así, se lo transmitimos en su momento al entonces ministro Arias Cañete y desde entonces hemos trabajado con la mejor disposición para que las cosas se hagan de la mejor manera posible y lograr la consecución de los objetivos que nos hemos propuesto.

Pero la Interprofesional la formamos varias organizaciones, no solo la FEV. Por eso es muy importante que todas las organizaciones miembro seamos capaces de aparcar nuestros objetivos e intereses particulares y trabajar juntos por los objetivos que nos unen como sector.

MVD. ¿Y la FEV con el Ministerio de Agricultura?

M.A.T. La relación entre la FEV y el Ministerio de Agricultura es de absoluta colaboración, como no puede ser de otra manera. Precisamente esta semana tuve la oportunidad de poder reunirme con la Ministra Isabel García Tejerina en mi presentación como presidente de la FEV para repasar con ella los temas que interesan y preocupan a nuestro sector y pude observar de primera mano su receptividad y predisposición a colaborar para que el sector del vino siga teniendo el espacio y la importancia que hoy en día tiene en nuestro país.