Mientras los productores de cava catalán apuestan por un crecimiento moderado y mantener la calidad de los caldos, los productores de fuera de Cataluña, especialmente los extremeños, demandan poder seguir creciendo y quieren aumentar las plantaciones. Esto ha llevado a que en el sector del cava todos los ojos estén puestos en el BOE donde, antes del 15 de diciembre, se tiene que publicar la Resolución de Director General de Producciones y Mercados Agrarios en la que se establecerán las superficies que se ofrecerán a los agricultores en 2018 para nuevas plantaciones de viñedo.

Mientras los cavas más tradiciones, los catalanes, han solicitado al Gobierno restringir el crecimiento. Los nuevos productores que se encuentran fuera de Cataluña, especialmente los extremeños, apuestan por crecer. Mercados del Vino y la Distribución ha hablado con Jacinto Guerra, secretario de la Asociación de Empresas Vitivinícolas de Extremadura (ASEVEX), quien reitera que en Extremadura el cava, tal como indica un informe elaborado por las asociaciones del sector y entregado al MAPAMA, tiene recorrido en su crecimiento. Si otras zonas han llegado a su límite, considera que las nuevas plantaciones se deben permitir en otros lugares que cumplen las condiciones necesarias para ello.

Ante el malestar creado, el Consejo Regulador del Cava ha querido, a través de una nota de prensa, aclarar su posición. En la misma reitera que la recomendación solicitada por el Consejo Regulador al MAPAMA no tiene como fin perjudicar al municipio de Almendralejo, sino mantener la calidad del sector, siguiendo las indicaciones de un estudio que han realizado.

En primer lugar manifiestan que cualquier denominación de origen puede presentar ante el MAPAMA recomendaciones de autorización de nuevas plantaciones, siempre que existan riesgos justificados de oferta excesiva de sus productos vitícolas y de devaluación de la D.O. Recuerdan que la función de una D.O. es proteger y preservar el éxito de la marca colectiva, en este caso cava, y ser un instrumento vertebrador en el desarrollo y sostenibilidad de todos sus agentes (viticultores, elaboradores de vino base y elaboradores de cava). Por ello, la Denominación de Origen Cava encargó a profesionales expertos externos el “Estudio de las posibilidades de la superficie de viñedo en la D.O Cava”, que han elaborado profesores de Economía Aplicada de las Universidades de La Rioja y Rovira y Virgili de Tarragona. Los resultados de este estudio muestran la necesidad de limitar las autorizaciones a nuevas plantaciones para el ejercicio de 2017.

El Pleno del Consejo Regulador de la D.O. Cava aprobó por mayoría absoluta, y con una representatividad del 98,5% del total de las hectáreas inscritas en este Consejo, solicitar al MAPAMA la limitación de las nuevas autorizaciones de plantación de viña para el período 2017, como máximo a 168 hectáreas con destino a aptitud O. CAVA, tal como recomendaban los dos escenarios realizados mediante diferentes metodologías en dicho estudio. Dicha decisión vincula a los 157 municipios que integran la D.O. cuyo desglose provincial es: Alava 3, Badajoz 1, Barcelona 63, Girona 5, La Rioja 18, Lleida 11, Navarra 2, Tarragona 51, Valencia 1 y Zaragoza 2.

Las conclusiones del estudio, continúa el Consejo Regulador, muestran claramente el riesgo que plantea una oferta excesiva de la uva y del vino base, en relación a las perspectivas de mercado que presenta el cava. De lo contrario, y siempre según el Consejo, un crecimiento desequilibrado desestabilizaría de manera significativa el equilibrio de los precios de la uva, del vino base y del cava, perjudicando gravemente el esfuerzo que hace el sector para elevar el prestigio de la primera D.O. exportadora de España, posicionada en más de 120 países, con un volumen de 157,2 millones de botellas y con una comercialización total de 245 millones de botellas.

Mientras, recientemente la Junta de Extremadura, a través de la directora general de Política Agraria Común, Yolanda García, ha mantenido una reunión con el sector extremeño del cava. En la misma se ha recordado que el Gobierno extremeño, junto con el sector y los propios productores, ha presentado un informe al MAPAMA en contra de la propuesta realizada por el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Cava, defendiendo que el MAPAMA proteja el interés común y no se ponga freno a las posibilidades de crecimiento de este sector en Extremadura.

En la defensa del cava el Gobierno de Extremadura va acompañado del sector (elaboración de vino base y productores de cava, Asociación de Empresas Vinícolas de Extremadura, Viñaoliva, Asaja, Extremadura y UPA-UCE) quienes han elaborado un estudio de las posibilidades de crecimiento de la superficie del viñedo de la D.O. Cava en el término municipal de Almendralejo.

Las ventas de cava extremeño, según Yolanda García, se han multiplicado por diez en la última década y las bodegas de la región no han podido satisfacer este año la demanda de sus clientes, teniendo que declinar solicitudes de compra.

Tampoco los productores valencianos de Requena están de acuerdo con la medida propuesta por el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Cava, ya que ven como una limitación de crecimiento podría influir en las inversiones realizadas.