El grupo de trabajo tiene como principal objetivo avanzar en medidas que supongan mayores garantías a los agricultores y ganaderos. La hoja de ruta de la legislatura se centra en incrementar el presupuesto de la Consejería un mínimo del 20% para apoyar la contratación de pólizas y fomentar la suscripción en comarcas agrarias y en líneas con baja implantación. La uva de vinificación cuenta con 2.585 pólizas.

Esta semana se ha reunido la Comisión Territorial de Seguros Agrarios, presidida por el director general de Producción Agropecuaria, Agustín Álvarez, donde se ha acordado la creación de un Grupo de Trabajo compuesto por Agroseguro, la Entidad Estatal de Seguros Agrarios (Enesa), representantes de las organizaciones profesionales agrarias, de la Unión Regional de Cooperativas Agrarias de Castilla y León (Urcacyl), del Consorcio de Compensación de Seguros y representantes de la Delegación del Gobierno, así como de la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural.

El objetivo de este grupo es analizar los puntos de mejora de las diferentes líneas de seguros agrarios, tanto agrícolas como ganaderos, para hacerlos más atractivos e incentivar su suscripción.

La creación de este Grupo de Trabajo responde al acuerdo alcanzado en la reunión celebrada el pasado 27 de noviembre entre el consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero; el presidente de Agroseguro, Ignacio Machetti; el director de Enesa, José María García, y las organizaciones profesionales agrarias para analizar la situación del seguro agrario en Castilla y León, donde se puso de manifiesto la importancia de esta herramienta y la necesidad de incrementar su contratación para garantizar la renta de las explotaciones agrarias ante adversidades climatológicas o la aparición de enfermedades o plagas.

El apoyo a los seguros agrarios es una de las líneas estratégicas que se ha marcado el Gobierno autonómico para esta legislatura, siendo conscientes de que son uno de los instrumentos esenciales para afianzar la competitividad de las explotaciones agrarias al permitirles gestionar los riesgos que puedan poner en entredicho su rentabilidad y proporcionarles un escenario de certidumbre en el que poder desarrollar su actividad.

Principales producciones aseguradas en Castilla y León:

La principal producción asegurada es la de cultivos herbáceos extensivos, que, con 47.651 pólizas, tiene un nivel de implantación en superficie del 73%; le sigue la uva para vinificación cuenta con 2.585 pólizas; los cultivos industriales, con 1.167 pólizas, tienen un nivel del 36%; las hortalizas y los frutales, con unas 1.000 pólizas, tienen una implantación del 24%, y por último los cultivos forrajeros, tan solo alcanzan el 6%

Por provincias, el mayor nivel de aseguramiento está en Burgos, con 11.746 pólizas que cubren 407.489 hectáreas y 1,9 millones de animales, y en Valladolid, con 10.948 pólizas para 363.761 hectáreas y 4,7 millones de animales. En el nivel más bajo se encuentra Ávila, con 6.656 pólizas que cubren 69.087 hectáreas y 1,3 millones de animales.

Los agricultores y ganaderos de Castilla y León cada vez aseguran más

El interés por el seguro agrario va en aumento en Castilla y León. En el periodo 2014 a 2018, el número de pólizas de seguros agrarios en la Comunidad ha pasado de 73.689 a 80.548, esto supone un incremento del 9,3 %. El capital asegurado en este mismo periodo ha variado de 1.464 millones de euros a 1.969 millones de euros, es decir se ha incrementado un 34 %, situándonos junto a Andalucía a la cabeza de las comunidades autónomas en capital asegurado.

El aumento de la contratación ha supuesto también que la superficie asegurada haya pasado de 1.665.474 hectáreas a 1.927.288, y el número de animales de 21 millones a 26, valores que suponen crecimientos del 16 % y del 24 %, respectivamente.

400 millones de euros en indemnizaciones entre 2017 y 2019

En el periodo 2014 a 2016, las indemnizaciones por siniestros en el sector agrario alcanzaron en Castilla y León los 97 millones de euros.

Respecto a los siniestros declarados entre 2017 y lo que va de año en 2019, las indemnizaciones pagadas se han multiplicado por cuatro y ya han llegado a 400 millones de euros. En este último periodo ha destacado el año 2017, en el que se abonaron 215 millones de euros, especialmente por sequía y helada. En 2018 fueron 77 millones de euros. Y este año 2019, por ahora, 108 millones de euros, fundamentalmente por sequía.

Como media, en los últimos años, el 35 % de los siniestros son por sequía, seguido por el pedrisco, que supone el 33 % y la helada, que representa el 7%.