Asaja Granada celebró su Asamblea Anual de Socios donde se hizo balance del año 2018. En la misma se han tratado diversos temas de actualidad, entre ellos la PAC , pero de forma extensa la consecha récord del aceite de oliva y los precios ruinosos que se están dando en el mercado.

La incertidumbre frente a la reforma de la PAC a partir de 2020, los cambios políticos, los ataques a la actividad de la caza, nuevos casos de la Xylella Fastidiosa, la entrada en vigor de la reforma del Impuesto de Sucesiones y Donaciones, la subida del precio del gasóleo, los robos en el campo, el caos en la tramitación de las ayudas a Primera Instalación de Jóvenes y de Modernización de Explotaciones fueron los asuntos de máxima preocupación que principalmente se abordaron.

Además se trató  la tendencia bajista en los precios en origen del aceite de oliva que en solo tres meses pasaron de los 3,60 euros/kilo a los 2.77 euros/kilo, y que durante el año 2019 siguen en caída, por lo que el sector se ha unido en una protesta que tuvo lugar el 29 de mayo en Jaén, para realizar una serie de reivindicaciones que pasan por la activación urgente del almacenamiento privado, entre otras medidas.

La Asamblea Anual de Socios de ASAJA Granada enfocó como tema más alarmante el desplome de los precios en origen del aceite de oliva que se inició en 2018, con un 26% de caída, según datos del Ministerio de Agricultura, continuando la tendencia bajista durante el presente año 2019 hasta el 35%.

El sector esperaba un cambio de tendencia al alza que no se ha producido ante unos precios ilógicos no justificados por una cosecha que lleva camino de récord esta campaña 2018/2019 (1.780.910 toneladas de aceite a nivel nacional, 1.4.54.841 en Andalucía y 159.593. toneladas en Granada, con los datos de la AICA del mes de abril), al contrarrestarse con la merma de producción mundial de un 7% y no haber, por tanto, saturación de oferta en el mercado.

Ante esta situación de inestabilidad nuestra organización agraria considera necesario, en primer lugar y de forma urgente, la activación de las ayudas al almacenamiento privado que se contemplan en la PAC, y, además, otra serie de medidas concretas como la autorregulación del mercado, la persecución de la venta a pérdidas por parte de las Administraciones, la revisión de precios en el PoolRed, apuesta por el olivar tradicional, el cumplimiento de la Ley de la Cadena Agroalimentaria, entre otras. Estas reivindicaciones fue el punto central de la concentración que tuvo lugar el 29 de junio en Jaén, en la que todo el sector se une en una sola voz y a la que están llamados todos los olivicultores en defensa de sus intereses y su futuro.