He visto en VINETUR el artículo en referencia, con el subtítulo “España es, con gran diferencia, el principal vendedor de vinos a granel del planeta, pero el peor país del mundo haciendo negocios y defendiendo sus productos”. No entiendo cómo es posible que se esté haciendo todo lo contrario de lo que hace años vienen recomendando todos los expertos nacionales, extranjeros y yo mismo, después de ver el triste resultado alcanzado.

El año 2002 Jane McQuitty publicó en el THE TIMES que de España, el país de la lucha con toros, no se podia esperar buen vino ya que todavía utilizaba variedades francesas en lugar de las autóctonas. Han pasado quince años y todavía se sigue torturando toros en público y utilizando las variedades francesas mezclándolas con las autóctonas. ¡Italia hace muchos años que prohibió la lucha de gladiadores y no mezcla vinos originales con imitaciones dentro de una misma DO! El año 2004 la Master of Wine Jancis Robinson publicó en ALIMENTACIÓN Y BEBIDAS que nuestras Denominaciónes de Origen eran anárquicas y recomendó que España conserve sus especialidades locales y no consienta la invasión de variedades internacionales. Pasados catorce años las DO siguen siendo anárquicas y se sigue consintiendo la invasión de variedades franceses dentro de las DO de los vinos originales.

Durante la Asamblea General del Instituto del Cava del año 2003 el profesor de marketing de ESADE Jordi Molina criticó que se utilizase chardonnay para producir Cava ya que esto es imitar cuando lo conveniente es producir vinos con PERSONALIDAD.

¿Todavía no se ha entendido que haciendo lo contrario de lo que recomiendan los expertos España solo será la campeona de exportación de vinos a granel al vergonzoso precio medio de € 0,47 el litro, cuando Nueva Zelanda los exporta a 2,44?

Manuel Durán