La Estación de Viticultura y Enología de Galicia (EVEFA) ha informado que se ha detectado una infección primaria de Mildeu (1ª mancha de aceite) en la D.O. Rías Baíxas en un viñedo de variedad Albariño, en Tremoedo – Vilanova de Arousa (Salnés). Además, cuenta que está desarrollando el proyecto AppFitoVit.

La infección fue detectada por los serviciós técnicos de Adega Martín Codax, que colaboran con EVEGA en el proyecto FITOVIT, junto con una treintena de bodegas y viticultores gallegos

La citada sintomatología inicial marca el comienzo del control de la enfermedad en todos los viñedos, en especial de la D.O. Rías Baíxas más adelantados.

Para realizar el primer tratamiento para el control de Mildeu, desde EVEGA se recuerdan una serie de aspectos a tener en cuenta, entre otros:

Aplicar en buenas condiciones atmosféricas y con poco viento, con buena localización del producto en las plantas y evitando las derivas.

Hasta el período de purga, los fitosanitarios que se recomiendan de forma prioritaria son los de acción sistémica. Estos necesitan normalmente al menos una hora para que ser absorbidos por la planta

Realizar la calibración del equipo de aplicación, para realizar una buena dosificación del producto, con el fin de que la eficacia sea la esperada.

Proyecto piloto de una App para el servicio de información fitosanitaria del viñedo

La Estación de Viticultura y Enología de Galicia está desarrollando un proyecto “AppFitoVit. Proyecto piloto de desarrollo de una app para servicio de información fitosanitaria del viñedo”; una acción de I+D+i encaminada al desarrollo y puesta en funcionamiento de una App adaptada a telefonía móvil, para la implementación de una red de agentes transmisores de información del estado sanitario del viñedo. El modelo, implementado con información meteorológica, será adaptable al tiempo mediante un sistema automático de aprendizaje.

Esta acción permitirá dar respuesta a una vieja demanda del sector vitivinícola gallego, en el sentido de poder disponer de información sobre la situación de plagas y enfermedades propias del territorio, así como fenómenos meteorológicos adversos (granizo, tormentas, heladas…)

Esta información permitiría disminuir el número de tratamientos aplicados a los viñedos, con el lógico ahorro económico en las explotaciones y una praxis profesional mucho más respetuosa con el medio ambiente.