He recibido La Semana Vitivinícola del pasado día 24 donde consta que el Ministerio de Agricultura quiere utilizar los 50 millones de euros que aporta la UE para promocionar los vinos españoles en el extranjero.
El problema que tiene el vino español que le dificulta exportar a un precio razonable es que la mayoría de las Denominaciones de Origen no garantizan vinos con sabor peculiar del sitio de donde proceden, que es lo que prefieren la mayoría de los consumidores.

Es algo que ya han criticado todos los expertos nacionales y extranjeros, como se puede ver en los escaneados adjuntos.

¿El Ministerio gastará dinero en promocionar Denominaciones de Origen que no respectan el reglamento comunitario CE 607/2009?

Atentamente
Manuel Durán