Tras 15 años de trabajo e importantes inversiones Ariane de Rothschild , presidenta del Grupo Edmond de Rothschild, y Pablo Álvarez, consejero delegado de Tempos Vega Sicilia, han inaugurado su nueva bodega de La Rioja (BR&VS) para elaborar un vino (Macán) que busca la excelencia.

Su Majestad el rey D. Juan Carlos inauguró el acto oficial de la nueva bodega que contó con más de 400 invitados y la presencia de tres presidentes de Comunidad Autónoma, Iñigo Urkullo, José Ignacio Cenizeros y Juan Vicente Herrera.

La bodega, situada a los pies de Sierra Cantabria ha sido construida en una parcela de cinco hectáreas en la que se levantan tres edificios y ha costado 22 millones de euros. A las naves de Elaboración, Envejecimiento y Expedición llegarán las uvas procedentes de 100 hectáreas compradas en secreto desde hace 13 años y repartidas por San Vicente de la Sonsierra, Samaniego, Laguardia, Labastida, Elvillar, Ábalos, Navaridas y Kripán.

En 2003 Ariane de Rothschild y Pablo Álvarez decidieron combinar los conocimientos de grupo Rothschild y de la familia Álvarez para poner en marcha una bodega en el corazón de La Rioja. El proyecto ha durado 15 años en los que ambas empresas han construido unas instalaciones dotadas con los últimos avances tecnológicos para controlar cada detalle del proceso de elaboración.

Para Ariane de Rothschild, esta asociación con Vega Sicilia fue algo natural. “Crear un nuevo gran vino desde cero necesita tenacidad y dedicación. Hace 15 años nadie hubiera considerado tales inversiones a largo plazo, especialmente en un momento de incertidumbre económica. Desde el principio quisimos que esto se convirtiera en el vino de nuestros niños, generaciones tras generaciones, hasta alcanzar normas excepcionales. Hoy no tengo ninguna duda de que lo lograremos”.

La asociación buscaba marcar su impronta en La Rioja empleando nuevos métodos que pudieran inspirar a futuras generaciones de enólogos. Según explica Pablo Álvarez, todo comenzó con una cuidadosa y paciente selección de los terrenos. “Lo primero de todo y lo que nos costó más tiempo y dinero, fuer comprar el terreno en un área específicamente seleccionada por su microclima particular. Buscábamos los mejores viñedos y durante los últimos 13 años, adquirimos 130 hectáreas mediante 70 discretas operaciones de compra con el objetivo de mantener el proyecto en secreto”.

Los vinos son el resultado de un meticuloso proceso de selección llevado a cabo en cada una de las 100 hectáreas de viñedo. Bodegas Rothschild & Vega Sicilia elabora un primer vino Macán y un segundo vino Macán Clásico