El pasado 26 de febrero un equipo de cata de Guía Peñín visitó las Denominaciones de Origen de Rueda, donde evaluó más de 230 vinos de las últimas cosechas. Solo uno de los vinos supera los 95 puntos pero un 40% supera los 90 puntos y un 8% se situán entre los 92 y 94 puntos.Según publica la Guía Peñín a lo largo de la sesión de cata, se puso en evidencia el buen estado de los embotellados de la cosecha 2018. Se trata de una añada fresca, y los vinos gozan de una buena acidez y mayores rasgos varietales (hinojo, hierbas verdes). A nivel general, tanto los sauvignon blanc como los verdejos muestran claramente su carácter varietal, lo cual es positivo para una gama de vinos cuyos precios son extremadamente competitivos.

También ha quedado reflejado que existe una gran homogeneidad entre los vinos de la D.O. Rueda, algo que puede ser positivo ya que muestra el estilo unificado de una denominación de origen. Sin embargo, esta homogeneidad tiene también otra lectura, según Peñín la falta de apertura a otros estilos que muestren diferentes versiones del vino de Rueda, pues no debemos olvidar que el viñedo de Rueda goza de diferentes tipologías de suelos. Sin embargo, esta diversidad no acaba de trasladarse en los embotellados, y los pocos que lo consiguen lo hacen por cuenta propia con la complejidad de tener que defender su diferenciación en solitario.

Del volumen de vinos catados, un 40% han alcanzado la puntuación de 90 puntos o más, lo que indica que los embotellados ofrecen una calidad alta, basada sobre todo en su diferenciación varietal y el equilibrio entre grado y acidez. Aunque solo un 8% de los vinos catados consiguen ubicarse en segmentos cualitativos más altos, concretamente entre los 92 y 94 puntos. Y solo un vino consigue posicionarse en el segmento de excelencia, de 95 puntos en adelante.

Estas estadísticas de los vinos evaluados por la Guía Peñín pone de manifiesto la necesidad de conseguir un mayor volumen de vinos Premium que reconfiguren la visión general del vino de Rueda. Sus fortalezas a día de hoy son claras: la capacidad de elaborar vinos expresivos con una calidad media alta y la competitividad de los precios. Entendemos que la excesiva homogeneidad de productos puede suponer un freno a su expansión comercial y una reafirmación del gesto de pedir un vino blanco de Rueda, sin más distinción de marca que la propia denominación de origen, lo que seguirá siendo tendencia mientras no promuevan una mayor diversidad de sus vinos, manifiesta Guía Peñín.

Rueda este año ha batido el récord histórico de producción con una vendimia que ha alcanzado un total de 130.551.186 kilos de uva, también se han incrementado las hectáreas de viñedo llegando a las 16.358,11 hectáreas, lo que supone un incremento de 1.673,04 respecto al año pasado.

Todas las catas realizadas por la Guía Peñín en la sede del consejo regulador se harán públicas en el mes de marzo a través de www.guiapenin.com y posteriormente en su formato libro a principios del mes de octubre.