Los consejeros de Economía y Conocimiento, Antonio Ramírez de Arellano, y de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Rodrigo Sánchez Haro, han resaltado el empuje de un sector olivarero andaluz que apuesta por la investigación, la innovación, la sostenibilidad y la calidad. El mejor reflejo de ello son las exportaciones andaluzas de aceite de oliva, que entre enero y mayo han crecido un 37% alcanzando los 1.235 millones de euros, con lo que vuelve a ocupar la primera posición en ventas internacionales.

Ambos consejeros han resaltado la importancia del sector durante el encuentro mantenido con representantes de las ocho empresas de la región incluidas en el TOP25 del ranking de los mejores aceites de oliva virgen extra ecológicos del mundo 2016-2017 (World’s Best Olive Oils -WBOO-), en el marco de una jornada que ha incluido la visita a la Denominación de Origen Protegida (DOP) Priego de Córdoba y un recorrido por las instalaciones de la cooperativa Almazaras de la Subbética.

Antonio Ramírez de Arellano ha subrayado la “incuestionable competitividad de nuestros aceites, como lo demuestran las cifras de exportaciones de forma periódica”, siendo el aceite de oliva el primer producto exportado por Andalucía mes tras mes. Andalucía exporta el 75% del aceite de oliva español, sobre todo de oliva virgen, del que se venden tres de cada cuatro euros. “La apuesta del sector por la calidad y la innovación ha sido clave para que hoy Andalucía lidere mundialmente la exportación de aceite de oliva”, ha manifestado Ramírez de Arellano, quien además ha enfatizado la contribución de la provincia de Córdoba a estas cifras de referencia, puesto que más del 70% de lo que se exporta en la provincia es aceite de oliva, siendo tres de cada diez empresas andaluzas exportadoras de aceite de la provincia cordobesa.

Rodrigo Sánchez Haro, por su parte, ha puesto en valor que la “manifiesta hegemonía” del aceite de oliva virgen extra ecológico andaluz a nivel mundial es el “merecido reconocimiento” al “buen hacer” de un sector comprometido, al mismo tiempo, con el medio ambiente, la excelencia, el sabor y las múltiples cualidades organolépticas de un alimento que se erige en el pilar básico de la Dieta Mediterránea. Sánchez ha situado como ejemplos, en este sentido, a los ocho zumos de la comunidad autónoma que conforman el TOP 25, encabezado por el Aove Rincón de la Subbética Hojiblanco de Almazaras de la Subbética (cinco de ellos, además, están dentro del TOP10).

También ha aprovechado la visita a la provincia de Córdoba, donde el 45% de la superficie de olivar se asienta sobre parcelas de fuerte pendiente, superiores al 15% para volver a reclamar una ayuda asociada para este tipo de cultivo. En este sentido, ha recordado que se trata de una demanda realizada desde el inicio del diseño del régimen de ayudas de la Política Agrícola Común (PAC) que el Gobierno central “no ha querido habilitar” y que “desde Andalucía seguiremos reclamando en las próximas negociaciones”.

Pie de foto: Ramírez de Arellano y Sánchez Haro, con los representantes de las empresas del aceite de oliva.