El Gobierno, en funciones, aprueba un Real Decreto para adecuar la norma española a la modificación del Programa de Apoyo al Sector Vitivinícola remitida a la Comisión Europea en mayo de 2019. Con las modificaciones aprobadas el 25 de octubre, se mejoran los mecanismos de gestión para un mejor aprovechamiento de los fondos asignados al Programa de Apoyo e incorporan mejoras técnicas identificadas sobre la base de la experiencia en la aplicación de la normativa actualmente en vigor, según el Ministerio.

El Consejo de Ministros ha aprobado en el último Consejo, un Real Decreto que modifica la normativa vigente para la aplicación de las medidas del Programa de Apoyo 2019-2023 al Sector Vitivinícola Español (PASVE). Se trata de medidas para la promoción en terceros países, reestructuración y reconversión de viñedos -incluida la replantación por motivos sanitarios-, inversiones, cosecha en verde y destilación de subproductos.

Con las modificaciones introducidas se quiere obtener una mayor eficacia en la ejecución de los fondos asignados al Programa de Apoyo con objeto de optimizar la financiación de la Unión Europea a este Programa, así como aclarar algunas disposiciones para facilitar su aplicación.

El texto aprobado adecua la norma española a la modificación del Programa de Apoyo al Sector Vitivinícola (PASVE) que fue remitida a la Comisión Europea en mayo de 2019 con el fin de mejorar su aplicación, incluir las recomendaciones efectuadas por la Comisión e introducir ajustes técnicos derivados de la experiencia en la aplicación del Real Decreto hasta ahora vigente.

Entre las modificaciones se incluye la ampliación del ámbito de las actividades subvencionables y se limita el plazo de presentación de renuncias de las operaciones aprobadas, para poder aprovechar los fondos sobrantes en otras operaciones

EL PASVE tiene una dotación de 210 M€ anuales de fondos comunitarios. De los 1.100 millones de euros de presupuesto ejecutado en el periodo 2014-2018 se han beneficiado un total de 40.679 agricultores y 1.247 bodegas, además de los beneficios indirectos que sobre el sector vitivinícola ha tenido la promoción ejercida a través de 2.394 programas en dicho periodo.

En cuanto al ejercicio 2019, con los pagos concluidos a 15 de octubre, cierra con una ejecución del 94%.