El “ébola del olivo” ya está en España, Su nombre científico es Xylella fastidiosa y se trata de una bacteria muy agresiva, que causa efectos desastrosos. Ya está en Baleares y en Alicante, temiéndose el contagió en Andalucía de forma especial. El Gobierno de la Generalitat Valenciana ha anunciado indemnizaciones para los afectados.

El Secretario Autonómico de Agricultura y Desarrollo Rural de la Comunidad Valenciana, Francisco Rodríguez Mulero, estima que serán necesarios dos millones de euros para indemnizar a los afectados por la Xilella fastidiosa que ya ha arrasado con más de 500 almendros en la provincia de Alicante en los últimos meses. Francisco Rodríguez, durante una comparecencia ante los medios pidió calma y manifestó que “Hay que ocuparse, no preocuparse y sobre todo no alarmar”.

La experiencia italiana si es alarmante. Llegó al sur del país en 2013 y en dos años arrasó un millón de olivos. Cuatro años después las cosechas están arruinadas y los técnicos no saben qué hacer. En octubre de 2016, pese a todas las precauciones, se detectó un brote en una finca de Mallorca. La Xylella fastidiosa, una bacteria conocida como el “ébola del olivo”, había llegado a España. En menos de un año la bacteria ha saltado de municipio en municipio, incluso de isla en isla hasta Menorca e Ibiza. Al final ha aterrizado en la Península, detectándose en Alicante. Las medidas de precaución ya se inician en Andalucía y La Rioja.

“Puede ocasionar graves daños en cultivos como la vid, el olivo, frutales de hueso y almendro, así como en numerosas especies forestales y ornamentales”. Así describe el último Boletín de Avisos Fitosanitarios de la Consejería de Agricultura de la Rioja a la Xylella fastidiosa, una peligrosa bacteria que ataca a cultivos leñosos y plantas ornamentales y que es responsable del arranque de un millón de olivos en el sur de Italia.

En la península son 86 las parcelas afectadas por la Xylella Fastidiosa, con 106 positivos declarados en tres comarcas del norte de Alicante. El 24 de octubre la Consejería de Agricultura de esta Comunidad confirmó la existencia de un cuarto brote de la plaga en 58 nuevas parcelas de 14 municipios, por lo que ha decidido adoptar medidas fitosanitarias de erradicación y control.

También se han realizado inspecciones y prospecciones en busca de la Xylella por toda La Rioja, la finca institucional de la Grajera, con 260 hectáreas y especies de los cultivos más sensibles, se revisó en julio de cabo a rabo como proyecto piloto. “Hemos tomado todo tipo de muestras y todos los resultados son negativos”, explica el jefe de Servicio de Investigación Vitivinícola de la Consejería de Agricultura de la Rioja, Enrique García Escudero.

Sin ir más lejos La Consejería de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente de esta Comunidad ha organizado una ponencia sobre la Xylella fastidiosa para informar sobre la situación de los focos de esta bacteria que se han producido en Europa, detallar los síntomas para la detección temprana de la misma y dar a conocer las actuaciones de prevención que se están realizando en La Rioja. El jefe de la Sección de Protección de Cultivos, José Luis Ramos, y Nuria Vázquez, técnico de TRAGSA, serán los encargados de impartir la ponencia que se celebrará el próximo 9 de noviembre, a las 12.00 horas, en el salón de actos de la Bodega Institucional de La Grajera.

La prevención es la forma de lucha más eficaz contra este peligroso patógeno que puede ocasionar graves daños en numerosos cultivos, algunos de gran importancia en La Rioja, como son la vid, el olivo, el almendro y los frutales de hueso, así como en especies forestales y ornamentales. En este sentido, es vital complementar las medidas adoptadas desde la Consejería de Agricultura con la colaboración de agricultores y técnicos.

En Andalucía la situación es de alarma, la cercanía de los campos de olivares a los almendros infectados en Alicante hace temer una hipotética rápida propagación. A ello se añade un nuevo problema: de momento no hay ayudas económicas en caso de detección de focos. En Italia muchos olivicultores no avisaron de la bacteria al temer que tendrían que arrancar los olivos. Finalmente, tuvieron que hacerlo pero cuando ya se había extendido por una superficie mucho más amplia.

En el territorio de la Unión Europea esta bacteria es uno de los principales problemas de la agricultura. La cigarra es la forma de transmisión más extendida en Europa y afecta a más de 350 especies diferentes de plantas, por ejemplo la uva, el melocotón, el cítrico, el olivo, el roble, la lavanda o el romero. Aunque los síntomas de la plaga son notables, hay algunas especies que no muestran ningún síntoma, un hecho que es altamente peligroso para la propagación a otras plantas.

Las variedades de uva Chardonnay y Pinot Noir son especialmente sensibles a esta bacteria, sin embargo, existe una variedad muy resistente, la Muscadinia. Aunque ninguna variedad se salva de la infección, llegando a incluso mostrar los síntomas de manera muy temprana, como las hojas amarillas o marrones y la muerte de los racimos.

Después de que fuera detectada en el sur de Italia en octubre del 2013, la Unión Europea obligó a destruir toda la vegetación afectada directa o indirectamente, con un balance de un millón de olivos arrasados para aislar el foco, pero se ha seguido detectando su presencia en el sur de Francia (Córcega sobre todo); Mónaco, desde octubre del 2016, en Mallorca y, desde primeros de julio en Alicante.

A día de hoy los expertos aseguran que la situación en grave pero no alarmante y recomiendan a los agricultores adquirir el material sensible siempre en viveros autorizados y con pasaporte fitosanitario.