El consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural de Castilla-La Mancha ha mostrado su apoyo al sector vitivinícola de los pueblos amparados en la DO Méntrida, una de las nueve DO de Castilla- La Mancha y que supone 1.300 viticultores que viven al norte de la provincia de Toledo. Además, ha hecho un llamamiento a las organizaciones agrarias y a los partidos políticos, sean del color político que sean, a unirse en defensa del acceso al agua.

El consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo ha felicitado a las bodegas y viticultores por el excelente vino de Castilla-La Mancha y ha instado sentirnos orgullosos para “que no venga a nadie a decirnos que en otro lugar del mundo se elabora un vino mejor que el que elaboramos en Castilla-La Mancha”. De esta manera, ha mostrado el apoyo del Gobierno regional a la Denominación de Origen de Vino Méntrida, en su Fiesta de la Vendimia que este año se ha celebrado en Camarena, uno de los siete municipios vitivinícolas, situados al norte de la provincia de Toledo donde están los viñedos de 1.300 viticultores.

Ante medio millar de asistentes, el consejero ha destacado el impacto económico del sector del vino en Castilla-La Mancha “en una vendimia que tendrá una menor producción pero de una excelente calidad” y, lo más importante, “con buenos precios para los viticultores”.

En este sentido, ha adelantado que en esta campaña, “vamos a tener unos precios que permitirán la rentabilidad del cultivo en nuestra Comunidad Autónoma” y se ha mostrado convencido, de que “las bodegas serán capaces, también, de que sea rentable la venta del vino”. En Castilla-La Mancha, “ambas cosas son posibles”, ha aseverado Martínez Arroyo en su intervención ante representantes de los productores, las cooperativas y los industriales de la región.

La apuesta del consejero de Agricultura es clara, “por aquellos vinos que tienen detrás de la botella una contra-etiqueta que nos lleva al origen, que nos vincula a la tierra y que hace que, en cualquier lugar del mundo, se reconozca el vino de Castilla-La Mancha”. Y, todo eso es posible, ha insistido, “gracias al esfuerzo de nuestras nueve denominaciones de origen y gracias al esfuerzo de aquellos que en la restauración apuestan por los vinos de Castilla-La Mancha, los vinos de la zona, que son los que mejor nos representan”.

El titular de Agricultura en Castilla-La Mancha ha señalado que esta legislatura se ha alcanzado una cifra récord en exportación, “aumentando un 17 % el precio medio del vino en el último año”. En esta dirección ha lanzado un mensaje al sector industrial y a los socios de cooperativas de Castilla-La Mancha y ha señalado que “hay un dato que pone de manifiesto lo importante que es vender nuestros vinos a través de figuras de calidad”, fundamentalmente, amparados en denominaciones de origen. En concreto, en exportación, en este momento, “estamos vendiendo el producto envasado a un valor 5 veces superior, al producto que se exporta sin Indicación Geográfica Protegida, sin D.O. y sin envase”.

En otro orden de cosas, el consejero de Agricultura ha hecho un llamamiento a la unidad de los alcaldes, partidos políticos y a las organizaciones profesionales agrarias de Castilla-La Mancha para que, todos juntos, apoyen al Gobierno regional en la defensa del agua. “El futuro de la viña y el futuro de la agricultura pasa por el acceso al agua y estamos en una difícil situación de sequía que va a afectar a la agricultura en la próxima campaña, por lo que hay que trabajar desde ya para planificar y dar soluciones a los agricultores”, ha advertido.