El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación en funciones, Luis Planas, considera que todavía hay margen de negociación entre la CE y EE.UU. para evitar la entrada en vigor de los aranceles adicionales a los productos agroalimentarios. Mientras que ASAJA reclama al Gobierno, a pesar de estar en funciones, que multiplique sus gestiones y refuerce la presión ante las instituciones comunitarias, especialmente ante la comisaria de Comercio, Cecilia Maalstrom, el actual comisario de Agricultura y futuro comisario de Comercio Phil Holgan, y el todavía presidente de la Comisión Juncker, así como a la presidenta electa Ursula Von der Leyen, para encontrar una solución satisfactoria a los intereses exportadores de nuestros productores, cooperativas e industrias agroalimentarias.

Luis Planas confía en que aún hay margen de negociación entre la Comisión Europea (CE) y Estados Unidos (EE.UU.) en la reunión que se celebrará el próximo 14 de octubre en el marco del órgano de solución de diferencias de la Organización Mundial del Comercio (OMC)

Hoy lunes Planas se reunirá con las CCAA y mañana con los sectores agroalimentarios afectados para trasladar una posición común en defensa de los intereses españoles e instar a la CE que aplique toda su firmeza en contra de estos aranceles adicionales. El ministro ha destacado que el Gobierno de España considera inaceptables e injustificados los aranceles adicionales de EE.UU. a productos de la UE.

Planas ha comparecido ante los medios de comunicación para informar de la deliberación del Gobierno en relación a la lista provisional de productos de la UE a los que se aplicarían aranceles adicionales por parte de EE.UU. como compensación por las ayudas públicas concedidas al consorcio Airbus (España, Reino Unido, Francia y Alemania), conflicto dirimido en el seno de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

En España esta lista afecta básicamente al sector agroalimentario de forma muy significativa, ha explicado el ministro, quien ha comparecido tras la reunión del Consejo de Ministros de este viernes. El Gobierno de España considera “inaceptable” que el sector agroalimentario español pueda sufrir las represalias comerciales de un conflicto de la industria aeronáutica.

Ha confiado en el margen de negociación que aún existe entre la CE y EE.UU, ya que el próximo 14 de octubre se reúne en Ginebra el órgano de solución de diferencias de la OMC y que esta lista, que afecta no solo a los 4 países del consorcio Airbus, sino a todos los Estados miembros, se anule total o parcialmente.

La postura del Gobierno de España es de “instar firmemente” a la CE para que lleve a cabo todas las acciones necesarias para que “esa lista no llegue a entrar en vigor como tal”.

En este sentido ha recordado que de acuerdo a la tradición de un comercio multilateral basado en reglas lo normal es entrar ahora en ese proceso negociador. Además, al existir dos paneles “cruzados”, en referencia al panel contra las ayudas concedidas por EE.UU. a Boing, estas medidas no se apliquen, ya que en unos meses la UE estará en condiciones de aplicar subidas arancelarias a los productos estadounidenses.

Ha mostrado su solidaridad con los sectores que se podrían ver perjudicados por estas medidas de retorsión de EE.UU. que “no están justificadas” y ha añadido que la postura del Gobierno de España es “clara y firme” en contra de estos aranceles adicionales.

Ha reiterado que espera una solución favorable y que de lo contrario habría que analizar mecanismos de apoyo a los sectores afectados en el seno de la UE, si bien todavía continúa en la fase de negociación en referencia a la reunión del 14 de octubre en Ginebra.

ASAJA reclama implicación máxima del Gobierno

Por su parte ASAJA, tras el anuncio por parte de EE.UU. de nuevos aranceles de un 25% a determinados productos agrarios manifiesta que hay una gran  preocupación en el sector productor y exportador español que tiene en el mercado estadounidense una importante fuente de clientes y negocio.

Esta noticia supone un nuevo jarro de agua fría para productores y exportadores agroalimentarios, algunos de los cuales ya están sufriendo la imposición de aranceles unilaterales, en concreto a la aceituna negra, que ha supuesto un recorte muy significativo de las exportaciones españolas de aceituna al mercado estadounidense, manifiestan desde ASAJA.

España exporta anualmente a EE.UU. productos agroalimentarios por un valor cercano a los 2.000 millones de euros, de los cuales frutas y hortalizas, aceite de oliva, vino y licores, quesos y derivados cárnicos son casi un 75% del total de las exportaciones agroalimentarias. Un arancel que supone una cuarta parte del valor de la producción nos da una idea bastante aproximada de las consecuencias que puede tener en las ventas en el país norteamericano.

Por todo ello, ASAJA reclama a nuestro Gobierno, a pesar de estar en funciones, que multiplique sus gestiones y refuerce la presión ante las instituciones comunitarias, especialmente ante la comisaria de Comercio, Cecilia Maalstrom, el actual comisario de Agricultura y futuro comisario de Comercio Phil Holgan, y el todavía presidente de la Comisión Juncker, así como a la presidenta electa Ursula Von der Leyen, para encontrar una solución satisfactoria a los intereses exportadores de nuestros productores, cooperativas e industrias agroalimentarias. Hay que recordar que nuestro sector agroexportador es uno de los principales contribuyentes a la recuperación económica del país y que genera gran cantidad de puestos de trabajo y está formado por pequeñas y medianas empresas instaladas en el medio rural.

La UE tiene presentado un recurso similar al planteado por EEUU, ante la OMC por las subvenciones otorgadas por el gobierno norteamericano a la compañía aérea Boeing. Podría darse el caso que la OMC autorizara medidas arancelarias a la entrada de productos americanos en Europa. De hecho la UE ya presentó el pasado mes de abril la lista de productos potencialmente afectados. En ningún caso sería bueno entrar en esta espiral de medidas de retorsión que solo perjudican a productores, usuarios y consumidores.

“Si no podemos permitir que nuestra agricultura sea moneda de cambio en acuerdos comerciales con países terceros, menos aún vamos a tolerar que nuestro sector sea el rehén indefenso en las guerras comerciales entre las potencias mundiales” ha señalado el presidente de ASAJA Pedro Barato. “Resulta paradójico que se decida sancionar a las producciones agroalimentarias con un arancel del 25% como consecuencia de unas subvenciones comunitarias a Airbus y el arancel para los productos aeronáuticos sea tan solo del 10%”

En opinión de ASAJA, el primer paso, debe ser movilizar todos los esfuerzos y recursos necesarios para que la Comisión, único interlocutor en materia de comercio de la UE-28, logre que la Administración Trump dé marcha atrás en sus medidas arancelarias de retorsión contra la UE.

En paralelo, la Comisión deberá estudiar y tener preparadas medidas de compensación a los sectores y países afectados. En este sentido, ASAJA recuerda que el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos ha comprometido hasta la fecha un total de ayudas para los agricultores y ganaderos americanos afectados por la guerra comercial entre China y los EE.UU. que alcanza los 24.000 millones de dólares