La conselleira del Medio Rural, Ángeles Vázquez, se reunió el 11 de mayo con responsables de la Federación Española del Viño (FEV) para evaluar diferentes vías de colaboración entre la Xunta y esta entidad en materia de ordenación, fomento y promoción del sector vitivinícola gallego.

La titular de Medio Rural atendió las inquietudes de este colectivo sobre cuestiones como la relación entre el cambio climático y la producción de vino o el impulso a un consumo responsable. Ángeles Vázquez puso en valor a función ambiental de las ayudas de la Xunta para reestructuración y reconversión de viñedo en Galicia, que supusieron una inyección de 61,8 millones de euros en aportaciones la este sector entre los años 2000 y 2017. En ese período, estos fondos beneficiaron en total a 9.415 viticultores y dinamizaron más de 4.000 hectáreas de superficie de cultivo.

En este mismo sentido, Ángeles Vázquez destacó que estas aportaciones contribuyen a evitar el abandono de la venía, conservando así el paisaje y limitando el riesgo de erosión, toda vez que el cultivo del viñedo es casi el único que se puede dar en determinadas zonas por su perfecta adaptación a las condiciones climáticas mediterráneas.

La conselleira manifestó  que este apoyo a la reestructuración y reconversión constituye un factor decisivo para impulsar la competitividad del sector, especialmente en comunidades como Galicia, caracterizadas por las difíciles condiciones para establecer un viñedo. Esto es así especialmente en zonas desfavorecidas o con desventajas naturales y mucho más en áreas vitícolas de montaña o en fuerte pendiente, conocidas como “de vitucultura heroica”, donde este campo productivo tiene además una importante relevancia socioeconómica y ambiental.

Las aportaciones de Medio Rural también pueden contribuir a mejorar los sistemas de producción sostenible y la huella ambiental del sector para actividades como la reconversión varietal, la reimplantación de viñedos, mejoras en las técnicas de gestión o replantación tras lo arranque obligatorio (por motivos fitosanitarios).

La conselleira explicó también que estas ayudas inciden positivamente en un aumento de la profesionalización del sector gallego, al tiempo que se potencia el relevo generacional y un desarrollo rural justo y viable, facilitando el acceso a las explotaciones de jóvenes capacitadas, así como a las mujeres viticultoras. Se trata, también, de potenciar la y elevada y diferenciada calidad de nuestros vinos.