El volumen mundial de vino exportado a China cayó cerca del 10% en el primer semestre de 2018. España redujo a la mitad sus ventas tras dispararse su precio medio, un 70%, en un mal semestre también para Francia, Italia, Portugal, Sudáfrica o EE.UU., entre otros, según datos del Observatorio Español del Mercado del Vino (OeMv).

Frente a este contexto negativo, Chile y Australia incrementaron notablemente sus ventas y se sitúan como principales proveedores, superando a Francia y a España. El libre comercio entre ambos países y China ha propiciado esta tendencia, manifiesta OeMv.

Por otra parte, Japón, segundo comprador asiático de vino, redujo ligeramente el volumen adquirido pero invirtió mucho más, en yenes, al subir el precio medio de todos los tipos de vino, sobre todo del espumoso. Francia se distancia como primer vendedor en valor, pese a que el vino chileno sigue siendo el más importado en volumen. España facturó un 5,5% más pese a vender algo menos de vino.

Europa

Según el Observatorio Español del Mercado del Vino la República Checa ha duplicado el volumen de vino importado desde Hungría, que se sitúa como primer proveedor superando a Italia y a España tras perder éstos más de un 40% de ventas, a precios muchísimo más altos. El granel marcó en gran medida la tendencia de los tres países. A nivel global, la inversión checa en vino subió cerca del 15% pese a caer el volumen adquirido. Por su parte, las importaciones de vino en Polonia crecieron a muy buen ritmo en esta primera mitad de año gracias sobre todo a la buena macha del vino embotellado, que domina claramente el mercado. España pierde cuota al reducir ligeramente sus ventas, en un excelente semestre para Portugal, Italia y Alemania, entre otros.