El ministro de Agricultura en funciones, Luis Planas, anunció el pasado 26 de agosto en la celebración del «Día del Viticultor» de Tomelloso (Ciudad Real) que su departamento publicará en el mes de septiembre una hoja de ruta con el desarrollo de medidas para dotar de estabilidad y calidad al sector. Este documento se desarrollará a partir de la batería de medidas que presentó OIVE en el mes de julio al Ministerio.

Entre las medidas propuestas por la Interprofesional del Vino de España se recoge la emisión de normas de calidad para los vinos sin DOP/IGP, que fijen los requisitos mínimos de ciertos parámetros de calidad para uva y vino, así como el control y limitación de rendimientos de viñedo; la puesta en marcha de normas de comercialización para aplicar en situaciones de fuerte desequilibrio, al amparo de los artículos 167 y 216 de la OCM única, en base a escenarios predeterminados y de forma transparente; y un plan de control reforzado en todos los eslabones de la cadena.

El sector vitivinícola español está sujeto a grandes variabilidades, no solo por la producción propia, sino por la evolución del mercado y la situación en los países productores competidores,  ante esto OIVE considera necesario contar con herramientas que permitan al sector ser más competitivo, mediante el fomento de la estabilidad y la calidad para lograr una mejor adecuación de la oferta en origen a las demandas de los mercados, siempre con el máximo respeto a las normas de competencia.

Estas actuaciones se unen a las que OIVE viene desarrollando desde finales de 2016, tanto del lado de la oferta como de la demanda.