La superficie agrícola media utilizada por explotación se situó en 25,06 hectáreas, con un aumento del 1,6% respecto a 2013. Además, el número de explotaciones se redujo un 2,1% en el año 2016 respecto a 2013, según datos de la Encuesta sobre la Estructura de las Explotaciones Agrícolas (EEA) Año 2016, publicada por el INE.

Por su parte, la Superficie Agrícola Utilizada (SAU) disminuyó un 0,3%. Esto se tradujo en un aumento del 1,6% de la superficie agrícola utilizada media por explotación, que pasó de 24,67 hectáreas en 2013 a 25,06 en 2016.

En el periodo comprendido entre 2013 y 2016 la superficie de tierras labradas aumentó un 1,8%, mientras que la de pastos permanentes se redujo un 4,3%. Los cultivos de herbáceos y barbechos concentraron el 49,3% del total de la SAU en 2016. Los pastos permanentes supusieron el 32,8% del total y los frutales, olivar, viñedo y otros leñosos el 17,9% restante.

Las comunidades autónomas de Castilla y León (59,71 hectáreas), Aragón (47,57h) y Comunidad de Madrid (40,91h) presentaron los mayores tamaños medios por explotación en 2016. Por detrás se situaron Extremadura, Comunidad Foral de Navarra y Castilla-La Mancha, todas con valores superiores a la media nacional.

En el extremo opuesto, los tamaños medios por explotación más reducidos se registraron en Canarias (4,17 hectáreas), Comunitat Valenciana (5,53) y Galicia (8,35). Principado de Asturias (6,1%), Región de Murcia (4,0%) y Comunidad de Madrid (2,9%) presentaron los mayores aumentos de la SAU media por explotación entre 2013 y 2016. Por el contrario, País Vasco (–4,2%), Cantabria (–2,9%) y Canarias (–2,7%) registraron los mayores descensos.