El consejero de Agricultura, Pesca y Alimentación,  Rodrigo Sánchez Haro, ha resaltado que la Comisión de Presupuestos del Parlamento Europeo ha certificado que el Marco Financiero Plurianual 2021-2027 presentado por la Comisión Europea supondría un recorte del 16% en el presupuesto de la Política Agrícola Común (PAC), con lo que ratifica plenamente la denuncia hecha en este sentido desde Andalucía. El documento coincide también en desglosar que esta cifra supondrá una disminución de más del 10% en ayudas directas (primer pilar, los fondos Feaga) y de más del 25% en ayudas al desarrollo rural (segundo pilar, los fondos Feader).

Sánchez Haro, que ha mantenido en Bruselas reuniones con representantes de las direcciones generales de Comercio y de Agricultura y Desarrollo Rural, además de reunirse con una delegación de europarlamentarios encabezada por la vicepresidenta de la Comisión de Agricultura, ha destacado que esta previsión de reducir los fondos un 16% para la PAC puesta de manifiesto por la Comisión de Presupuestos coincide plenamente con el cálculo hecho por la Consejería de Agricultura. Esto contrasta con la insistencia desde otros frentes, incluido el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, en que el recorte iba a ser mucho menor.

Por ello, el consejero ha insistido en que “no podemos perder recursos financieros en la PAC para el próximo marco”, sentido en el que “seguiremos trabajando desde la Junta de Andalucía” y en el que ha animado a hacer lo mismo al resto de administraciones “si queremos mantener vivo nuestro mundo rural”. Así se lo ha transmitido también a la directora adjunta de la Dirección General de Agricultura y Desarrollo Rural, María de los Ángeles Benítez Salas, con la que ha analizado las cuestiones claves para Andalucía con vistas a las propuestas de reglamento de la futura PAC que la Comisión Europea presentará en junio. Entre las cuestiones prioritarias, el representante del Gobierno andaluz ha destacado la necesidad de que la PAC “refuerce las ayudas directas a los pequeños agricultores para garantizar el futuro del medio rural”.

El consejero ha explicado que, con el objetivo de conseguir un mayor respaldo para el pequeño agricultor, desde Andalucía se reclama que “el agricultor con multiactividad sea una figura reconocida en la PAC, ya que, aunque la agricultura suponga una pequeña parte de su renta, estos pagos directos son un apoyo indispensable”. En este sentido, ha defendido que el papel del agricultor con multiactividad “es crucial ya que mantiene la población en el mundo rural y contribuye a evitar el despoblamiento, además de mantener en el territorio la actividad agraria y de contribuir así a la lucha contra la desertificación y el cambio climático”.

Asimismo, ha añadido que “queremos que el ‘capping’ -limitación máxima a las ayudas por beneficiario- sea obligatorio”, pero que el importe detraído “se reparta entre las pequeñas y medianas explotaciones de la misma región”. Y otra de las cuestiones fundamentales, ha recordado, “es que se incluyan apoyos adicionales para jóvenes y mujeres, con el objetivo de seguir facilitando su incorporación a la actividad”. Junto a ello, se ha abordado también el planteamiento que hace la Comisión de que la PAC se aplique a través de planes estratégicos en cada estado miembro en el que se incluyan los dos pilares (ayudas directas y mercado y desarrollo rural). Para Andalucía, ha subrayado Sánchez Haro, “es fundamental que estos planes sean diseñados por cada región, con una financiación asociada al mismo en forma de cheque, ya que permitiría una aplicación mucho más ajustada a las características económicas, sociales y ambientales de cada territorio”.

Además de exponer estas cuestiones concretas, el consejero ha aprovechado para volver a poner de manifiesto el rechazo de Andalucía al recorte del 16% en términos reales en el presupuesto de la PAC que plantea la Comisión. Para Sánchez Haro, esta merma “erosiona el apoyo a la renta, al no tener en cuenta el efecto de la inflación, incrementando la brecha entre el sector agrario y el resto de sectores, una cuestión que no va en la línea del objetivo expresado por la propia Comisión”. Con este recorte, ha resaltado, “la UE viene a señalar a la PAC como una política europea en regresión, cuando en realidad debe ser lo contrario, pues ha demostrado su eficiencia y valor añadido”.