En 2017 el Plan RENOVE de maquinaria agrícola ha finalizado con un total de 607 ayudas por un importe de 4.664.031 euros para la renovación de tractores, máquinas arrastradas, automotrices, suspendidas y semisuspendidas. Los incentivos se han dirigido a la adquisición de maquinaria más adaptada a las exigencias medioambientales.

El Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente ha recopilado los datos de las subvenciones concedidas en el marco del Plan RENOVE 2017 de tractores y maquinaria agrícola, dotado con 5 millones de euros. De estos datos se desprende la buena acogida de los agricultores para la sustitución de maquinaria agrícola obsoleta por otra más moderna que incorpora las últimas tecnologías más respetuosas con el medio ambiente, más eficaces y más seguras.

Así, durante el mes y medio en el que ha estado abierta la convocatoria, se han concedido ayudas a 607 agricultores por valor de 4.664.031,17€, el 93% del total. La inversión total de los agricultores que han recibido la subvención en compra de tractores y maquinaria ha sido de 23.147.358,88 €, por tanto, la subvención ha supuesto un 20% del total del gasto. A fecha de 18 de enero han cobrado 351 agricultores por un total de 2.874.630,21 €.

En la tabla I se pueden ver la distribución por Comunidades Autónomas. Siendo Aragón la comunidad que más incentivos ha recibido, un 20% del total de las ayudas:

Tabla 1

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por tipo de máquina, destacan las máquinas arrastradas entre las que se encuentran los equipos de aplicación de productos fitosanitarios y las abonadoras, seguidas de los tractores (tabla 2).

Tabla 2

 

 

 

 

 

El Plan RENOVE 2017 para la renovación del parque de nacional de maquinaria partió con un objetivo más amplio que el Plan PIMA Tierra del año 2015. Frente a unas ayudas que estaban centradas exclusivamente en tractores, el Plan RENOVE 2017 extendió su ámbito de actuación a otro tipo de máquinas. Con ello se pretendía, facilitar el cumplimiento de los compromisos internacionales de España en materia de medio ambiente dentro del sector agrario, mediante la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y de amoniaco, o el fomento de técnicas como la agricultura de conservación que permiten aumentar la capacidad de secuestro de carbono del suelo agrícola.

Por ejemplo, los nuevos tractores, consiguen una reducción de 15-20 % de dióxido de carbono y hasta de un 94% de partículas respecto a uno de antigüedad superior a 15 años. Además se ha conseguido reforzar la seguridad ya que la cuantía de la subvención se incrementa si el tractor que se sustituye no disponía de ninguna estructura de protección homologada en el momento de entrada en vigor de la obligatoriedad de disponer de estructuras de protección.

Respecto al resto de máquinas, las cisternas de purines con localizador para incorporar el producto en bandas o enterrado reducen significativamente las emisiones de amoniaco al medio ambiente, frente a otros sistemas como los de abanico o cañones. Los equipos de aplicación de fitosanitarios nuevos están obligados a tener superada la correspondiente inspección, que garantiza una distribución óptima del producto. Los modelos de abonadoras susceptibles de ser subvencionados deben haber sido calibrados para maximizar el reparto homogéneo de los abonos y, por último, las sembradoras directas son la herramienta más importante para llevar a cabo una agricultura de conservación o no laboreo que reduce las labores en el campo, las emisiones de CO2, aumenta el contenido de materia orgánica del suelo y previene su erosión.