Esta nueva edición de la Jornada de Internacionalización tuvo lugar como es habitual en la sede del ICEX en Madrid con masiva asistencia de representantes de los principales actores de la cadena de valor del sector, especialmente los implicados en el ámbito de la exportación de vino español. En la Jornada, que contó con el patrocinio de Agrobank, se analizaron los principales datos de exportación de vino español en 2017 que fueron presentados por Rafael del Rey, director del OEMV para después debatir sobre el potencial exportador futuro de nuestras Bodegas contando para ello con el feedback del Ministerio de Agricultura, el ICEX, la FEV y varios de los Consejos Reguladores con mayores volúmenes de exportación (Rioja, Ribera del Duero, Rueda y Rías Baixas).

Tras la inauguración de las Jornadas, Rafael del Rey, director del Observatorio Español del Mercado del Vino presentó un exhaustivo y pormenorizado resumen de las exportaciones mundiales y españolas de vino durante el pasado año 2017 y el primer trimestre de 2018. Así, considerando un panorama en el que casi 4.000 bodegas españolas realizaron algún tipo de exportación en el citado periodo, destaca el hecho de que mientras las exportaciones en volumen crecen un 3%, se ha producido un mayor aumento en el valor de las mismas del 9%, lo que tiene su consiguiente reflejo en un incremento del  precio medio por litro de vino español que sale a mercados exteriores hasta los 1,14€.

Aunque la situación de las exportaciones de vino español es muy mejorable, destacan los crecimientos en valor del vino envasado de casi un 4% (con y sin DOP)  y especialmente el comportamiento de nuestros espumosos cuyas exportaciones crecieron casi un 7% en valor y más de un 8% en volumen. Destaca también que pese al aumento de la calidad de nuestros graneles exportados el 30% de nuestras exportaciones en volumen (vinos tranquilos y espumosos) sigue suponiendo el 65% del valor en (€) de nuestras exportaciones totales.

A pesar de que durante 2017 Castilla-La Mancha sigue siendo la Comunidad lógicamente líder destacada en exportaciones tanto en valor como en volumen, es llamativo el hecho de que sean Baleares, Canarias y en menor medida Castilla y León las Comunidades cuyos precios medios por litro exportado hayan experimentado mayores crecimientos históricos desde 2017, lo que Rafael del Rey apuntó que podía estar relacionado con la explotación del turismo internacional como canal de venta de sus vinos.

Finalmente el director del OEMV señaló varias tendencias detectadas en las exportaciones mundiales de vino que deberían llevar a pensar a los productores españoles así como otros grandes retos de la exportación española de vinos a futuro como son:

  • búsqueda de nuevos mercados: en este sentido destacó el crecimiento de las importaciones de vino (graneles) en países no productores como por ejemplo Hong Kong y Singapur (compran graneles para embotellarlos y exportarlos a su vez a terceros mercados). Idéntica situación se está produciendo en el Reino Unido como principal consecuencia de lo que temen los importadores británicos que va ser un Brexit duro, lo que les lleva a importar graneles para embotellarlo y comercializarlo como vino británico. Nuestro reto debe ser ser capaces de valorizar nuestros graneles y llevarlos a esos mercados.
  • nuevos envases: en este sentido destacó el crecimiento mundial del 18% experimentado por el Bag In Box en mercados tradicionalmente importadores como países nórdicos, etc
  • espumosos: potenciar el crecimiento en este segmento siguiendo la estela de otros espumosos a nivel internacional.
  • premiumrización de nuestros vinos en los segmentos más altos: se detecta en los datos y ya se lleva ya años achacando a las Bodegas españolas (sin ir más lejos en el reciente Simposium de Masters of Wine celebrado el mes pasado en La Rioja), que España tiene unos vinos Premium espectaculares en relación calidad – precio, pero que somos incapaces de producir un alto volumen de esos vinos como para que los importadores apuesten con garantías suficientes por esos vinos frente a la amenaza de roturas de stock.
  • el crecimiento exponencial del comercio mundial on line de vino: sobre todo en países con potencial importador tremendo de vino como los asiáticos, especialmente China.
  • por último el aprovechamiento del turismo / enoturismo como herramienta prescriptiva y educadora en el vino español y como vehículo fundamental para el acceso a una mayor actividad exportadora.

Tras Rafael del Rey se celebró una Mesa Redonda de carácter más institucional en la los principales organismos públicos involucrados directamente en la promoción de la actividad exportadora de las Bodegas y vinos españoles expusieron las estrategias, medidas y ayudas que desde el Ministerio de Agricultura (María Navarro – subdirectora General de Promoción Alimentaria), el ICEX (María Naranjo – directora de Alimentos, Vinos y Gastronomía) y la Federación Española del Vino (José Luis Benítez – Director General de la FEV) se están impulsando de cara a promover y facilitar el crecimiento en valor y en volumen de las exportaciones en el sector vitivinícola español.

A continuación y en conexión por videoconferencia con la Ofician del ICEX en Moscú, se pudo contar con un detallado estudio del potencial importador de vino español del mercado ruso gracias a los datos facilitados por David Feijoo, director de Vinos de la Oficina del ICEX en la capital soviética.

Para finalizar la Jornada tuvo lugar una segunda Mesa Redonda moderada por Alfonso Janeiro (director de Vinos del ICEX) que giró alrededor de estrategias internacionales de alguno de los Consejos Reguladores más importantes para la promoción del vino español en mercados exteriores de cara a aumentar su potencial exportador y que contó con la participación de:

  • Ricardo Anguiano (director de Marketing de la DO Ca Rioja) que expuso desde un punto de vista eminentemente práctico cómo se lleva afrontando desde la Rioja la promoción internacional de sus vinos centrándose en el caso práctico del patrocinio de un Reality show en EE.UU. y el retorno que dicha acción había tenido a todos los niveles pero especialmente en el mercado estadounidense que era el principal objetivo de la DO.
  • Sofía González (directora del Proyecto European Garnacha Quality Wines), cuyo proyecto ilustra a la perfección una de las consignas más repetidas durante la Jornada en el sentido de que en el ámbito exportador muchas veces la «unión hace la fuerza» ya que en su caso varias Denominaciones de Origen se unieron hace años por encima de sus intereses particulares con el objetivo estratégico de promocionar la variedad Garnacha a nivel internacional pero especialmente en el mercado norteamericano. Tras varios años de implementación de esta estrategia (que se ha convertido en supranacional al adherirse a la misma regiones francesas productoras de Garnacha), se ha producido un notable incremento cuantitativo en términos de ventas y cualitativo en reconocimiento y percepción de la Garnacha en los mercados target de la acción en EE.UU. y Canadá.
  • Santiago Mora (director General de la DO Rueda) y Miguel Sanz (Director General de la DO Ribera del Duero) expusieron por separado cuáles han sido los objetivos y retos  fijados por sus respectivas en el ámbito exportador y cómo ambas Denominaciones de Origen se han unido y han convertido sus diferencias identitarias en sinergias estratégicas a la hora de implementar una joint venture consistente en «atacar» conjuntamente los mercados norteamericano y chino de cara a incrementar su presencia y las exportaciones de ambas DOs en dichos mercados.
  • Por último, Ramón Huidobro (gerente de la DO Rías Baixas) ilustró a la audiencia con los ejes estratégicos en los que la DO basa sus acciones de cara a la promoción internacional de sus vinos y el incremento de las cifras de exportación de los mismos en sus principales mercados target.

Como conclusión de esta Mesa Redonda Alfonso Janeiro destacó la coincidencia de todos los ponentes en que cualquier estrategia de promoción de los vinos españoles en elexterior debe basarse necesariamente en la involucración y en el «educar, educar y educar» a todos los actores de la cadena de valor del vino en el país importador en cuestión (desde el propio importador, pasando por el distribuidor ya sea nacional, regional o local, sin olvidar al sumellier en el caso de la restauración hasta llegar por fin al consumidor final) de cara a generar en este último la demanda / necesidad de consumo de vino español que buscamos.