El Congreso HORECA de AECOC, realizado el 19 de mayo en Madrid, reunió a más de 500 directivos de destacadas compañías, que analizaron la situación del sector. Las intervenciones iniciales corrieron a cargo de Javier Campo, presidente de AECOC , y José Luis Yzuel, presidente de la Confederación Empresarial de Hostelería de España.

Campo indicó que, aunque estamos en un escenario marcado por la ralentización económica, hay que descartar que nuestro país pueda entrar en recesión, al menos en los dos próximos años.

También destacó que a pesar de haberse creado 2,8 millones de empleos en los últimos cinco años, el mercado laboral sigue siendo claramente vulnerable, con elevados porcentajes de desempleo juvenil y de parados de larga duración.

Además, el presidente de AECOC comentó que, en un contexto con un 14% de paro juvenil, resulta sorprendente que el sector de la restauración no encuentre profesionales cualificados para cubrir ciertos puestos. Por ello, apeló a apostar por la formación y, muy especialmente, por la formación dual como palanca de empleabilidad juvenil y una buena forma de acercar los planes de formación a las necesidades reales de las empresas.

Por su parte, el presidente de la Confederación Empresarial de Hostelería de España, Yzuel afirmó que el primer trimestre de 2019 ha sido positivo para la restauración. La previsión es cerrarlo con crecimientos similares a los del pasado año en el cual se registró un incremento del 2,5%.

Por otra parte, Yzuel se mostró muy preocupado “por las medidas legislativas que se están tomando en ciudades como Madrid o Barcelona”. Según indicó, el 82% de las empresas de Madrid central ha bajado sus ingresos un 10%, lo que invita a la reflexión sobre el impacto que tienen para el tejido empresarial las medidas que se toman.

En el Congreso intervino el cofundador de Glovo, Sacha Michaud, quien afirmó que la empresa cerrará 2019 con 800 millones de ventas bruto. Cuestionado sobre las condiciones laborales de sus famosos “riders”, Michaud respondió que “hay una inseguridad jurídica y que la industria ha pedido una mesa de diálogo para analizar el trabajo de las personas que se dedican al delivery”. Añadió además que “estamos convencidos de que nuestro modelo es legal en España. Operamos en 22 países y el único país donde se judicializa es en España. Hay que mirar hacia dónde va el empleo, cuáles son las tendencias”. El directivo ha destacado que el 60% de sus repartidores trabaja menos de 10 horas semanales y que la mayoría quiere la flexibilidad.

En su intervención el director general de Deliveroo en España, Gustavo García, analizó el gran cambio que a su juicio está experimentando el consumo en nuestro país, con un gran crecimiento del food delivery “porque la gente ya no cocina”. García se manifestó partidario de flexibilizar el empleo como la mejor manera de crear puestos de trabajo, pero precisando que su compañía quiere avanzar hacia modelos de más flexibilidad pero con más seguridad. En ese sentido, puso como ejemplo a Francia, que ofrece opciones a los negocios digitales de impulsar contratos “trade” que permiten disponer de flexibilidad sin renunciar a la protección del trabajador. La empresa duplicó sus ventas en España en 2018 y tiene previsto volver a duplicarla en 2019, lo que supone crecer por encima del 23%.