En diciembre del próximo año concluye el Programa de apoyo al sector vitivinícola 2014-2018, que debe ser sustituido por el 2019-2023. Dicho programa, que cuenta con ítems subvencionados por la UE, depende del MAPAMA pero tiene una expresión regional en las comunidades autónomas.

Se trata de un instrumento importante para el sector y de ahí que las características del nuevo instrumento cuatrienal importen mucho en las comunidades con fuerte implantación vitivinícola. Así, el jueves 26 de octubre la Consejería de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente de La Rioja convocó a las empresas vitivinícolas y a las organizaciones de productores para explicarles el contenido del borrador de Real Decreto del nuevo Programa 2019-2023.

En cuanto a la inversión en bodegas, los objetivos estratégicos son fomentar el asociacionismo, la sostenibilidad integral, la certificación medioambiental, la producción ecológica, la calidad, la comercialización, la innovación y la tecnología digital

En la reunión se indicó que serán gastos subvencionables la construcción, adquisición o mejora de bienes inmuebles; la compra de nueva maquinaria y equipos; los costes generales: honorarios y estudios viabilidad (8% del presupuesto aprobado) y la adquisición o desarrollo ordenadores y adquisición patentes, licencias, derechos de autor y registro de marcas colectivas.