El rey Felipe VI inauguró el pasado viernes en La Rioja la sede del Instituto de Ciencias de la Vid y del Vino —ICVV— el único instituto de carácter nacional dedicado íntegramente a la investigación en viticultura y enología.

Su Majestad el Rey que viajó acompañado por la secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación, Carmen Vela, fue recibido a su llegada a la Finca “La Grajera” por el presidente de la Comunidad Autónoma de La Rioja, José Ignacio Ceniceros; por la presidenta del Parlamento de La Rioja, Ana Lourdes García y por otras autoridades tuvo en primer lugar una reunión de trabajo, en la que se explicó el trabajo que se desarrolla en el Instituto y se trató la “Producción y protección del viñedo”, la “Diversidad genética”, la “Microbiología enológica” y la “Química y tecnología enológica”, Su Majestad el Rey visitó el Edificio Científico, donde recorrió el laboratorio de enología, la zona de invernaderos y umbráculos y la bodega experimental. A continuación, Don Felipe se dirigió a la Bodega Institucional La Granja, donde visitó la zona de producción y la sala de barricas. Finalizada la visita al Instituto de Ciencias de la Vid y del Vino, Su Majestad el Rey se fotografió con un grupo de trabajadores del Instituto y descubrió una placa conmemorativa del evento en el Salón Institucional dichas instalaciones.

El ICVV creado por el Gobierno de La Rioja, la Agencia Estatal CSIC y la Universidad de La Rioja, representa un ejemplo de colaboración institucional alrededor de un objetivo común: la calidad y sostenibilidad del sector vitivinícola. A nivel nacional este sector cuenta con una facturación anual de 6.400 millones de euros, con cerca de un 1 millón de hectáreas de cultivo y constituye una de las señas de identidad de la Marca España.

La investigación que se lleva a cabo en el ICVV identifica como un objetivo estratégico el mantenimiento e incremento de la calidad y diversidad de los vinos, en un contexto de cambio global que incluye no solamente el cambio climático, sino también nuevos modelos de producción y nuevos mercados y competidores en una economía cada día más globalizada.

En este proyecto común trabajan 80 personas, implicadas tanto en investigaciones científicas en torno a la producción de uva y a la elaboración del vino, como aplicaciones tecnológicas para el sector en proyectos de colaboración con empresas.

La actividad investigadora del Instituto se estructura en 11 grupos de investigación, integrados en los departamentos de Viticultura y de Enología. Estos grupos dan cabida a personal científico de los tres organismos que incluyen técnicos de apoyo a la investigación, investigadores en fase de formación, investigadores contratados con cargo a proyectos, o investigadores de plantilla.

El Instituto dispone también de tres servicios científico-técnicos de apoyo a la investigación, que no solo constituyen un apoyo transversal a los proyectos desarrollados en el seno del ICVV, sino que también pueden prestar servicio a otras entidades públicas y privadas en los ámbitos de Análisis Instrumental, Recursos Vegetales y Bodega Experimental.