El nuevo ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, además de alabar al sector vitivinícola español, ha recordado los retos que tiene que afrontar entre ellos, la recuperación del consumo interno, la recuperación de los precios medios en exportación y la mejora de la vertebración del sector.

Estas palabras fueron dichas durante su intervención en la clausura del 40 aniversario de la Federación Española del Vino. Además, el ministro ha ponderado la labor de la Federación en su apuesta por el crecimiento, la competitividad y la rentabilidad de las bodegas españolas y de la viticultura en general. Este trabajo, ha apuntado, “ha contribuido positivamente a lograr un sector líder, modernizado, dinámico y competitivo”.

Un sector, ha añadido Luis Planas, “que está presente en todas las comunidades autónomas y es clave en la economía agrícola de muchas regiones y en la actividad de la industria alimentaria”. Así lo avalan, ha explicado, sus más de 24.000 trabajadores, lo que supone el 6,7% del total de la industria de la alimentación y bebidas, dónde las cooperativas representan algo más del 40% de las explotaciones de vid y abarcan el 58% de la superficie.

Frente a estos logros, el ministro ha recordado los retos que afronta el sector como es la recuperación del consumo interno y de los precios medios en la exportación y la mejora de la vertebración del sector.

También ha incidido Planas en las oportunidades con las que cuenta el sector, como la extensión de norma, que ha supuesto una magnífica oportunidad para poner en marcha la campaña de consumo interno, o la digitalización como herramienta para mejorar la competitividad y potenciar un cauce de diálogo entre el productor, el bodeguero y el consumidor. Y, junto a estas iniciativas, la posibilidad de buscar sinergias y puntos de apoyo entre el consumo moderado del vino, la gastronomía, la alimentación saludable y el enoturismo, que redundarán en beneficios para el sector vitivinícola.

Por último el ministro ha destacado la importancia de los apoyos con los que cuenta el sector como el Programa específico de Apoyo al Sector del Vino, en el marco de la PAC, que, en este ejercicio se eleva hasta los 210 millones de euros. Un programa que contempla ayudas para la promoción en terceros países, para la reestructuración del viñedo y para inversiones en bodegas.

Por ello, Luis Planas ha asegurado que se esforzará al máximo para mantener en la negociación de la PAC el apoyo al sector, y ha brindado de nuevo el diálogo para abordar los problemas, inquietudes e iniciativas del sector ya que, ha concluido “es la mejor manera de avanzar en el logro de los objetivos que compartimos”.