El Vegamar Dulce 2016 acaba de ser calificado como el mejor vino monovarietal dulce del año en España en la Guía Sin Mala Uva de los mejores vinos de España de 2018 al haber sido puntuado con 94 puntos.

Un vino que el año pasado ya había quedado en segunda posición en el palmarés, situándose entre los cuatro mejores. En esta edición toca el cielo con la última añada en una guía, escrita por el periodista Ernesto Gallud, que valora exclusivamente vinos monovarietales.

El Vegamar Dulce se elabora en la bodega de Calles en el corazón del Alto Turia, y solo lleva moscatel de Alejandría, una variedad autóctona clásica para la producción de este tipo de vinos. La altitud de los viñedos de Vegamar hacen que la maduración de esta uva dulce sea diferente que más cerca del mar, lo que le añade una complejidad que es tan bien valorada por los especialistas. Además, no tiene adición de azúcar ni de alcohol, alcanzando el dulzor característico gracias a la vendimia tardía de estas uvas sobremaduradas y a la paralización parcial de la fermentación para que el mosto y sus características sobrevivan en el vino resultante.

Vegamar ha logrado situar más vinos entre los sobresalientes, como los 91 puntos del Vegamar Selección sauvginon blanc, uno más que el año pasado, a los que también se suma el Vegamar Selección garnacha, en este caso a base de una uva autóctona de la zona.

Un año más la singularidad de la altitud de los viñedos es lo que aporta ese punto de diferenciación a los vinos de Vegamar que sin perder el carácter Mediterráneo logran extraer el máximo partido al terruño de los Serranos.