Muy consumido en Europa central y del norte, el vino caliente no ha pasado de ser algo anecdótico en los países de Europa meridional. Si embargo, en Lisboa está de moda y cada vez son más los establecimientos que lo ofrecen.

Así NIT, una revista de estilo y ocio de la capital portuguesa, ofrece una lista de 10 sitios en los que es posible degustar vino caliente –generalmente especiado–bien preparado y en diversas modalidades. Una idea interesante extensible a España, que podría poner un grano de arena en la lucha contra el descenso del consumo de vino en el ámbito hostelero.