Recientemente se celebró el primer aniversario del CETA, el acuerdo de libre comercio con Canadá que beneficia a las empresas españolas y europeas, según la Comisión Europea. En este primer año han incrementado sus ventas productos como el vino, el aceite de oliva y el queso.

El acuerdo de libre comercio con Canadá, el CETA, cumple su primer año de vida, y las empresas españolas ya están viendo grandes beneficios, según la Comisión Europea. No solo por el aumento de ventas de productos gastronómicos como el vino, el aceite de oliva y el queso, sino también de productos industriales como los juguetes.

En solo un año, los canadienses ya están premiando la excelencia de los productos españoles, manifiesta la Comisión en un comunicado. “Un éxito que merece celebrarse, por ejemplo, con un buen brindis con sabor español: el vino de nuestro país es el producto más beneficiado por el CETA, en especial el espumoso y el vino a granel”. Las importaciones han aumentado un 17,4 % en la primera mitad de 2018 respecto al mismo periodo de 2017, sin CETA. España se ha consolidado como el 5º proveedor de vino extranjero, solo por detrás de Francia, Italia, Estados Unidos y Australia.

“Canadá es un mercado prioritario para el vino español y esperamos más beneficios del CETA”, señala José Luis Benítez, director general de la Federación Española del VINO (FEV).

Por su parte, el sector industrial de alimentos y bebidas ha aumentado sus ventas en la primera mitad de 2018 un 8,35 % respecto al mismo periodo del año pasado, un crecimiento tan alto como toda la última década.

Y más espectacular aún ha sido el aumento de exportaciones de frutas y hortalizas españolas: cerca de un 90 %, con ventas por más de 40 millones de euros. Y las previsiones para todo el año superan los 100 millones, casi el doble que el año anterior.

Fuera del mundo gastronómico también se han visto beneficios: por ejemplo, en el sector del juguete, que ha aumentado sus ventas un 20 %.

“Productores que antes canalizaban parte de su producción desde fuera de Europa (por ejemplo, China), ahora lo hacen a través de España. ¿Por qué? Por las ventajas del CETA: no solo menos tarifas, sino sobre todo menos burocracia y el reconocimiento mutuo de normas y estándares. Ahora, en España tenemos ventaja”, señala Oliver Giner, director de comercio exterior de la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes (AFEJ).