Empieza el nuevo curso comercial, el momento en que después de la vendimia se decide como irá el año de ventas. Ya se ha cerrado el periplo de las ventas al exterior y la mayoría de las bodegas se centran en la venta local. Es el momento de poner en marcha la estrategia que se elaboró para esta campaña 2013.

monica¿O acaso no hicieron estrategia? Estrategia: Ejercicio de visualización de la empresa en un futuro, del que nace un documento que explica de forma clara objetivos premeditados a corto, medio y largo plazo, diseñados para ser cumplidos, especificando el procedimiento y el calendario de consecución de estos objetivos, y si puede ser, la dotación de los recursos necesarios para lograrlo.

La estrategia debe hacerse de forma consensuada con los agentes involucrados en la implementación de la misma, asegurándonos de que todo el mundo los entiende y comparte; debe ser un documento preciso y esquemático, flexible pero con capacidad para durar en el tiempo. Debe poner el listón alto, tener vocación de mejora en todos los aspectos de la compañía. Debe haber tenido en cuenta la opinión de los públicos externos a la propia compañía, los clientes, los distribuidores.

Es importante una buena dosis de innovación en la misma, para no tener que afrontar los casos de disrupción en el mercado, para ello, una parte importante de la estrategia se dedica a planificar las respuestas ante situaciones de crisis, a fin de que la sorpresa no nos suponga un perjuicio mayor del derivado de la propia acción perniciosa.

El diseño de la estrategia lleva añadido la motivación de los equipos, la puesta en común de problemas y oportunidades y la reflexión sobre el propio negocio, es rentable en sí mismo, ahorra costes ya que enfoca las inversiones y permite la puesta en marcha de acciones piloto que ayudan a comprobar la eficacia de la misma. Evita incurrir en contradicciones, actuar a remolque o de manera reactiva.

La proactividad distingue a las empresas lideres de las que no lo son. En un mundo complejo como el actual, la perdida del liderazgo supone un lastre que puede llevar a desaparecer a una empresa.

La estrategia ayuda a gestionar las presiones externas, las del mercado, las de la competencia, ayuda a permanecer firme, a confiar en el criterio de la compañía, de sus directivos, y a demostrar el buen saber empresarial, y el valor añadido de nuestra marca. ¿Han hecho ya su estrategia?