El despegue del comercio electrónico a nivel mundial es muy amplio. Las empresas de distribución en Irlanda cada vez usan más las redes sociales para interactuar con los consumidores, que gastan mucho más en una visita a la web que un paseo por los pasillos de sus establecimientos.

Bord Bia, el organismo estatal de promoción alimentaria de Irlanda, ha publicado un estudio que revela cómo las compras de alimentación por Internet han aumentado un 7,9% en 2012, frente al repunte de tan sólo un 0,2% experimentado por las tiendas ‘físicas’. Además, los consumidores gastan 62 euros de media en la compra online frente a los 22 euros en sus visitas a los establecimientos.

El análisis ‘Tomorrow’s Shopper’ subraya también el cada vez mayor uso de los medios sociales por parte de los distribuidores para interactuar con sus clientes y como paso previo libre de riesgo a la creación de un portal de venta.

Por último, el informe señala cómo, en respuesta a los nuevos hábitos de los consumidores locales, se está registrando un incremento del número de tiendas de  alimentación de menor tamaño en detrimento de los hipermercados. Así, los espacios comerciales con menor superficie comercial registran un avance del 10% desde 2011.