El secretario general de Agricultura y Alimentación, Fernando Miranda, ha asistido al Consejo de Ministros de Agricultura de la Unión Europea donde ha valorado positivamente las propuestas presentadas por la Comisión Europea de reglamentos de transición de la PAC, ya que permitirán dar continuidad a los pagos, tanto del Primer como del Segundo Pilar durante los años 2020 y 2021(cuyos gastos se abonan en los ejercicios financieros 2021 y 2022, correspondientes al nuevo presupuesto de la UE), brindando así seguridad a los agricultores y ganaderos.

Para el Gobierno de España, ha apuntado el secretario general, es una cuestión fundamental y esperamos que se tramiten a la mayor brevedad posible, dado que durante el periodo de transición los Estados miembros estaremos preparando la plena aplicación de la nueva reforma de la PAC, que será de aplicación a partir de las solicitudes de ayuda que se presenten en 2022.

Por ello ha incidido en la necesidad de asegurar que los beneficiarios de la PAC no se vean afectados durante ese periodo transitorio y sigan recibiendo sus ayudas de manera regular, sin cambiar las condiciones de admisibilidad de las mismas respecto al periodo 2014 – 2020.

También ha recordado que los importes presupuestarios propuestos en los reglamentos de transición son provisionales y que cuando se cierre la negociación del Marco Financiero 2021 – 2027, serán los importes que resulten de esa negociación los que se incorporen para el año 2021 en el reglamento de transición, subrayando la defensa de España de un presupuesto para la futura PAC que se mantenga en el mismo nivel del período actual.

Arquitectura medioambiental de la PAC

En el Consejo de Ministros, celebrado en Bruselas el pasado día 18, la Presidencia finlandesa ha planteado algunos aspectos relacionados con la arquitectura medioambiental, y su aplicación. Un aspecto de gran importancia para España, que aboga por el mantenimiento de la ambición medioambiental y climática, como una de las principales prioridades de la reforma de la Política Agrícola Común.

A este respecto el secretario general ha planteado la necesidad de que la nueva PAC sea la palanca que permita la transición climática y medioambiental de la agricultura, manteniendo la rentabilidad de las explotaciones agrarias.

Aunque el porcentaje final de gastos de la PAC destinado a fines climáticos y medioambientales, dependerá de las negociaciones del Marco Financiero Plurianual, para España la cifra final que se establezca deberá estar en consonancia con esa mayor ambición medioambiental.

A este respecto, el secretario general ha subrayado la necesidad de que la ayuda básica a la renta en su conjunto, contabilice en el cumplimiento de este objetivo de dedicar un porcentaje mínimo a gastos de carácter climático y medioambiental, pues para su cobro será necesario cumplir la nueva Condicionalidad Reforzada en la que se incluyen los requisitos del pago verde actual.

También se han abordado, entre otros aspectos, una serie de reflexiones acerca de en qué medida pueden computar en la consecución del objetivo climático y medioambiental los “eco esquemas”, y se ha planteado la conveniencia de prever mecanismos de flexibilidad que permitan abordar con gradualidad la implementación de medidas climáticas y medioambientales sin perder fondos y sin renunciar en ningún momento a mantener el objetivo de ambición medioambiental.