El pasado miércoles, 26 de junio se celebró en el Club THe Craft,-Abadía Retuerta de Madrid el Desayuno-Debate ‘La economía circular en el sector vitivinícola’. En el encuentro, que contó con numerosa asistencia de público, se debatió y analizó desde distintas perspectivas la repercusión que la implementación de la economía circular va a tener en el sector vitivinícola global y concretamente en España.

El modelo de economía lineal actual, que se basa en la extracción, la fabricación, la utilización y la eliminación, ha sido rentable hasta ahora, pero debido en gran medida a los recursos limitados y a la gran pérdida de valor a través del desperdicio, a largo plazo no sea sostenible. Ante esta situación, la economía circular propone un nuevo modelo de sociedad, que utiliza y optimiza los recursos y los flujos de materiales, energía y residuos, como transición hacia fuentes de energía renovables, construyendo un capital económico, natural y social de incalculable valor.

Además, al ser restaurativa, regenerativa y basada en la constante innovación, las ventajas principales de una economía circular se encuentran en la oportunidad económica. Más en concreto, en el crecimiento económico del ahorro neto en costes de materiales y en la creación de oportunidades de empleo. Este crecimiento económico, junto con la bioeconomía y la economía verde, se contemplan como los tres conceptos incorporados a nivel global en la investigación y la formulación de políticas económicas del futuro.

Mónica Muñoz, presidente de Contenidos Económicos Verticales, fue la encargada de abrir la jornada. En su discurso recalcó la importancia que la sostenibilidad tiene y tendrá en el futuro próximo en el sector vitivinícola. Un reto que tiene que afrontar sin dilación e invirtiendo en investigación e innovación.

La primera ponencia estuvo a cargo de Elena Ruiz, consultora senior y responsable del Grupo de Acción de Economía Circular de Forética, que trató el tema de La economía circular, las oportunidades empresariales y la Agenda 2030. En una larga y exhaustiva conferencia analizó todos los retos que los países tienen que cumplir antes del año 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenibles, más conocidos como ODS, establecidos por la ONU en 2015. Estos objetivos tienen como fin erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad para todos. Cada uno de los 17 objetivo tiene metas específicas que deben alcanzarse antes de 2030.

Para lograrlo es necesario implicar a los gobiernos, el sector privado, la sociedad civil y a cada una de las personas individualmente. Para Ruiz, todos somos necesarios para poder lograr estos objetivos, y tanto individualmente como empresarialmente podemos llevar a cabo pequeñas acciones que permitan alcanzar los objetivos. Desde no imprimir un documento si no es estrictamente necesario, hasta poner papeleras en las empresas que permitan tirar cada tipo de basura a su contenedor para luego poder reciclarlo.

En segundo lugar, habló Elena Andía, directora de Marketing y Comunicación Externa de Verallia Spain, sobre La industria del vidrio. Ejemplo de economía circular. Para Andía, el vidrio está siendo un producto cada día más reclamado por los consumidores por sus características, siendo uno de los sectores que más lo utilizan el del vino. Una de sus características principales desde el punto de vista de la sostenibilidad es que el vidrio es 100% reciclable. Una botella de vino puede después de ser reciclada volver a ser una botella de vino, y esto muchas veces. Además, el sector está trabajando en distintos aspectos, como es el grosor de las botellas, para eliminar peso y facilitar su transporte, o en el ahorro energético a la hora de la producción.

Las jornadas las cerró Eva Ramón, directora del Centro de Documentación Europea de la Universidad Francisco de Vitoria de Madrid, quien disertó sobre La economía circular como parte de la cadena de valor del producto. Eva Ramón expuso lo que es la economía circular en el marco de la Unión Europa. Así, habló de la necesidad de rediseñar y como el diseño en Economía Circular sigue el concepto “de la cuna a la cuna” (cradle to cradle). Esto incluye un diseño modular, con producción local que alarga la obsolescencia, una fabricación responsable …

También indicó la necesidad de reutilizar, pues aquello que se desecha como basura puede tener una segunda vida, ya reutilizándose en su totalidad o alguno de sus componentes.

Otra idea es la de volver a reparar, no comprar el último modelo sino reparar el que tenemos, exigiendo al fabricante que mantenga las piezas de repuesto toda la vida útil del producto.

Y siguiendo con las erres, reciclar y renovar, no tirar un aparato solo porque uno de sus componentes ha fallado, lo cual depende del diseño del producto y de las piezas y del conocimiento necesario para reacondicionarlo. Algo que no solo se refiere a la reparación sino a la propia estética del producto, que puede ayudar a la reducción de residuos.

Eva Ramón recalcó en que existen subvenciones de la Unión Europea para empresas que quieran ser más sostenibles y que a través de los centros de documentación europeos se pueden conocer.

Como conclusión, se puede decir que para todos los ponentes la economía circular y la sostenibilidad, además de ser necesarias, porque los recursos se agotan, es una oportunidad de negocio para aquellas empresas que sepan aprovecharlo. Que sepan adaptarse, que sepan ser cada día más sostenibles y, por último, que sean capaces de dar a conocer a sus consumidores estos cambios. Unos consumidores cada día más exigentes y concienciados con el medio ambiente y la sostenibilidad. El consumidor cada vez comprará más en aquellas empresas que sepa que aplican prácticas sostenibles y no dañan el medio ambiente.

El Desayuno-Debate contó con el patrocinio de Verallia Spain y Ramondín; y la colaboración de Abadía Retuerta, Forética y del Centro de Documentación Europea de la Universidad Francisco de Vitoria de Madrid.