International Wineries for Climate Action pretende reunir a las bodegas más comprometidas con el medio ambiente en todo el mundo que trabajan para alcanzar una reducción del 80% del total de sus emisiones de carbono en 2045.

Familia Torres y Jackson Family Wines han anunciado el pasado 28 de febrero en Barcelona su intención de crear un grupo de trabajo (International Wineries for Climate Action) integrado por bodegas de todo el mundo  para sumar esfuerzos en la reducción de emisiones de CO2. El objetivo es promover la actuación de la comunidad vitivinícola mundial para atenuar y revertir los efectos del cambio climático a través de la descarbonización
del sector
, estableciendo un compromiso común: reducir en un 80% el total de sus emisiones de carbono directas e indirectas (alcances 1, 2 y 3) para el año 2045.

Ambas bodegas familiares pretenden crear un espacio de colaboración que
fomente la puesta en común de las mejores prácticas encaminadas a reducir los efectos que el cambio climático tiene en el viñedo y en la actividad vinícola.
Se dará prioridad a las bodegas que reconozcan el cambio climático como la
mayor amenaza para el sector y que se orienten hacia la necesidad urgente de emprender acciones estratégicas que aceleren la implementación de soluciones innovadoras para hacer frente al calentamiento global.

El grup de trabajo empezará definiendo un marco para entender y medir los progresos de cara al objetivo marcado, que contemplan tres elementos clave: en primer lugar, establecer un punto de referencia a partir de las emisiones de carbono actuales en los alcances 1, 2 y 3 mediante el balance de las emisiones de gases de efecto invernadero, auditado por una empresa externa reconocida internacionalmente; en segundo término, adoptar las directrices establecidas en 2015 por la Conferencia COP21 y el Acuerdo de París para emplear un enfoque científico en la reducción de las emisiones; y finalmente, utilizar como mínimo un 20% de energías renovables  generadas mediante instalaciones propias para cubrir el consumo energético de la bodega.

Katie Jackson, perteneciente a la segunda generación de propietarios de Jackson Family Wines y vicepresidenta de responsabilidad corporativa, ha señalado “Nuestro objetivo común es ir más allá de las conversaciones en torno a la urgencia del cambio climático y colaborar en soluciones escalables para reducir la huella de carbono de todo el sector». Miguel A. Torres, presidente de Familia Torres y miembro de la cuarta generación, ha añadido “Estamos tan solo al comienzo de esta iniciativa,  pero esperamos que sea el pistoletazo de salida, el impulso que anime a otras bodegas a unirse a nosotros para acelerar o iniciar la implementación de
programas de reducción de las emisiones de carbono.”