Resalta el compromiso de España con la reforma de la PAC que permitirá una mayor flexibilidad para hacer frente a los actuales desafíos de la agricultura y ganadería europeos. Indica que la nueva PAC deba abordar elementos como el relevo generacional, la lucha contra el cambio climático, el despoblamiento y la política de género, fundamental para mantener la actividad agraria.

El secretario general de Agricultura y Alimentación, Fernando Miranda, ha participado el uno de marzo en un debate sobre la Política Agrícola Común en una nueva perspectiva presupuestaria, en el marco del “European Agricultural Forum”, que se celebra en Jasionka (Polonia).

En el debate han participado también el comisario de Agricultura y Desarrollo Rural de la UE, Phill Hogan, el ministro de Agricultura y Desarrollo Rural de Polonia, y los secretarios de Estado de Agricultura de Eslovaquia y Hungría, entre otros.

En su intervención, Fernando Miranda ha defendido la necesidad de mantener, para la PAC post-2020, un presupuesto suficiente que permite hacer frente a los nuevos desafíos de la agricultura y ganadería europeas y fomentar la competitividad de nuestras explotaciones.

En este contexto, el secretario general ha mostrado el apoyo de España a la actual reforma de la PAC que, ha indicado, puede proporcionar la necesaria flexibilidad para afrontar los nuevos retos a los que debemos hacer frente. En este sentido, Miranda ha informado de que en España ya se ha comenzado a trabajar en la elaboración del Plan Estratégico para la futura PAC.

De igual forma, el secretario general ha destacado la importancia de los pagos directos y los instrumentos de gestión de crisis, como elementos imprescindibles para garantizar la renta de los agricultores y hacer frente a las crisis que afectan al sector.

También ha destacado la relevancia de la política de jóvenes y el relevo generacional, para lo que es importante encontrar nuevas fórmulas que permitan su incorporación a la actividad y contribuir a la lucha contra el despoblamiento. De igual forma, ha señalado la importancia de incorporar la política de género a la PAC, algo que constituye una prioridad para España.

Se ha referido, asimismo, al papel que la PAC debe jugar en la lucha contra el cambio climático y en la conservación del medio ambiente. Para el secretario general, se trata de elementos que la PAC debe abordar necesariamente, tanto por sus propios compromisos como por las demandas de la sociedad.

Miranda ha destacado que todos estos nuevos elementos constituyen un reto, pero también una oportunidad para nuestra agricultura y que, para aprovecharla, es necesario mantener el presupuesto de la PAC algo en lo que España, junto con otros 19 Estados miembros, está comprometida.

Por último, Miranda ha señalado las dificultades que puede suponer la salida del Reino Unido de la UE en la negociación del nuevo Marco Financiero Plurianual y en las nuevas prioridades políticas. Sin embargo, el secretario general ha indicando que estos elementos no deben hacernos olvidar la importancia de la agricultura para mantener la vitalidad de las zonas rurales, el mantenimiento del mercado interior y seguir contribuyendo a la integración europea, cuestiones con las que España está firmemente comprometida y por  las que continuará trabajando.